Entrevista a Jon Anderson tras su salida de Yes (Melody Maker 1980)

Desde el sur de Francia Jon Anderson habla de su salida de Yes en 1980 y su frustración frente al fracaso de las sesiones en Paris en 1979 para el que seria su 11avo álbum en estudio, y a la deslealtad de sus compañeros en la banda por dejarlo fuera. Habla de los años difíciles de la banda haciendo frente a sus críticos y detractores que los calificaron de pomposos y artificiosos, y habla de su nuevo álbum en estudio, Song of Seven. 

MELODY MAKER
27 de septiembre de 1980
CONFESIONES DE UN VIAJE ASTRAL
Página 24
En su primera entrevista desde la salida de Yes, Allan Jones habla con Jon Anderson
“El Sol de La Riviera nos atrae cada año. Nos vamos en junio, dejamos nuestra casa en Holland Park y nos vamos al sur con los niños por un par de meses a la Costa Azul”… “Se trata de un éxodo masivo”, dijo Jon Anderson. “Nos parecemos a una de las tribus de Israel…”
Este año, Jon pensó que podría haber estado en Londres. Pero comenzó, así -ya sabes- con esa lluvia de mierda. No parece que va a parar nunca. Llegaron al sur – primero a San Pablo, en las colinas con vistas a Niza, luego a St-Jean Cap Ferrat, donde encontraron una villa con vistas al puerto.
Mientras esperaban para entrar en la villa, Jon y su esposa Jenny se trasladaron con la familia al Grand Hotel. Toda esa noche había un gran tumulto de personas en el Hotel, fue ahi que Jon reconoció a Elvis Costello, y decidió ir a saludarlo.
“Fue muy… Muy… Elvis Costello, ….supongo,” Jon diría a sus amigos, y todos se pusieron a reír. “el me saludo de manera muy incomoda, tú sabes. No teníamos mucho de que hablar, realmente. Sólo quería decir “hola” … Pero fue aquí en el Hols, estaba ahí, yo realmente no deseaba iniciar una tertulia, ya sabes. De todos modos, me imagino que él odiaba a Yes, y probablemente estaba un poco incomodo.
“No puedo entender por qué es tan reacio a hablar con la gente”.

“Debe ser muy cuidadoso con todos. Cuanto más éxito llegas a tener, más cuidadoso debes ser con lo que dices. Tienes que ser muy discreto, la gente cita *todo*… Recuerdo haber dicho una vez algunas cosas en el pasillo a la salida de un show, realmente no pensé mucho en ello. Inmediatamente lo siguiente que pasó, es que fue publicado en un artículo. Fue terrible. Yo no se llorar, pero no pude dormir durante tres noches, sólo pensando en ello, preocupado de lo que había dicho… “
Ah: a veces nuestra vida danza con una muy cruel melodía.
“Eventualmente, se aprende a vivir con eso”, señaló Jon Anderson resignadamente. “Comienzas a entender que las bandas pasan por tres fases distintas. Al comienzo, ya sabes, eres un desconocido y la gente piensa que eres genial. Luego, tienes éxito, que es la segunda fase. Luego está la tercera fase de mierda. .. “
Y cual es esa fase?
“Oh”, dijo Jon Anderson. “Ahí es cuando viene toda esa persecución de mierda y te sientes solo y me pregunto si lo habré hecho tan mal”

La tarde se presentó en la villa de St Jean, Jon y Jenny estaban fuera. El hermano menor de Jenny, Garry, estaba allí con unos amigos. Estaban escuchando una cinta de Jon del álbum en solitario, “Song of Seven”.
Garry ha gustado del nuevo álbum más que todo lo que Jon había hecho durante años, sin duda preferible al reciente álbum de Yes, el cual pensó que simplemente volvía a un ciclo con muchas de las antiguas ideas de Yes, pero sin ningún estilo.
“Están estancados todavia. en cambio Jon se traslado a los ochenta”, Garry señaló con confianza. ” “¿No lo crees así?”, preguntó.
Le dije que pensaba que el álbum fue un paso en la dirección correcta. Al menos no suena como algo que tienes que vestirte de etiqueta para escucharlo, a diferencia de todas las epopeyas en las que Anderson ha contribuido en Yes.
He estado escuchando el nuevo álbum en el vuelo de la mañana desde París.
A pesar de algunas inevitables afinidades con Yes: “Song of Seven” había sonado sorprendentemente refrescante. Me congratula por ello. El día anterior, había gastado más de 12 horas de lucha con toda la colección de obras grabadas de Yes. Finalmente tuve que irme en una camilla.
El manager de Anderson me había enviado una especie de compilación cósmica que caracterizaba sus contribuciones en Yes, y lo que más me gustó fue su nuevo álbum. Pensé que nunca iba a aprender a vivir con sus momentos más sentimentales, la mística y las inclinaciones de la pista con los chirridos de coros infantiles que me tuvieron permanentemente en busca de una salida. Sin embargo, “Don’t Forget”, con sus bronces al estilo New Orleans y la hermosa voz SCAT-coda fue un gran momento. Y “Heart of the Matter”, una especie de Roundabout al estilo Tamla con una línea de bajo de Jack Bruce, y la incursión de un saxofón.
Parece existir esperanza para Jon Anderson todavía.
Si sólo pudiera aprender a bailar. . .
Anderson finalmente se presentó en la casa luciendo perfectamente arreglado como modelo de un catálogo de pedidos por correo.
Encantador, absolutamente cortez, tal vez un poco nervioso, Anderson se enfocó rápidamente en la conversación.
¿Cuál ha sido su reacción general al nuevo álbum de Yes? Ha tenido informes de su gira por América? Expresó la esperanza de que lo habrían hecho bien, e hizo hincapié en que él todavía sentía un gran afecto por el grupo y sus logros.
Su nuevo manager, Jannis Zographos, un tipo muy simpático, que también gestiona al griego Vangelis, escuchó la apertura de esta entrevista, acomodándose en uno de los sillones. Anderson comenzó a relajarse, estaba ciertamente de mejor humor, menos intenso que lo que esperaba. Él empezó a hablar de algunas canciones que había escrito en la última gira de Yes junto con Rick Wakeman. Parecía saborear el hecho de que habían sido considerado como demasiado fuera de lugar para Yes. Uno hablaba de una visita al dentista, y otra ha sido una reversión de Randy Newman de “Ride into the Rain”, solo que esta vez escrito desde el punto de vista del caballo [Abiline].
Yo apenas podía creer este tipo de bromas, le comenté.
Su voz es suave y ronca, de un color distinto propia del acento de Lancashire. Recordó sus primeras incursiones en el rock, tocando en grupos locales en el noroeste; recordó los primeros días en Yes.
“Cuando la banda no tenia todos sus equipos, nos agotábamos en cientos de presentaciones en pequeños clubes y teatros en cada pueblo por diez libras la noche, viajando por toda Inglaterra en una band, sólo sobreviviendo del entusiasmo y las frituras que encontrábamos en los restaurantes en la carretera.”

“La gente olvida que en realidad pasamos por todo eso,” dijo. “Éramos como cualquier otro grupo que recién empieza. No había dinero, sin contrato, dormíamos en la camioneta. No fue fácil para nosotros como para cualquier otra banda. Sólo porque hemos hecho un poco de dinero más adelante, nos convertimos en el objetivo de las criticas para todas esas personas que decían que eramos una escoria por todo el éxito que llegamos a tener. Sin embargo, hemos trabajado por ello. Nadie nos regalo nuestro éxito, nos lo ganamos… No hay razón para sentirnos avergonzados. “
No sonaba del todo pomposo, pero todavía era capaz de sonar tremendamente honesto pero no arrogante, lo que mi madre llamaría “medio empapado”, creo.
En un momento, nos debatimos en Michael Herr. Anderson pasó a explicar cómo siempre habia sido atrapado en la atmósfera de un buen libro.
“Me acuerdo de la gira de Yes por América”, dijo. “Después de los conciertos, me quedaba sólo para volver a la habitación del hotel y dejarme atrapar con algunos libros de Tolkien, poner algo de Sibelius en el fondo y dejarme llevar por la fantasía…”
Como no tengo mucho de Hobbit, sólo miraba los dedos de mis pies, y las copas vacías, cuando alguien me preguntó si quería otro trago; Jon sugirió que también podría empezar la entrevista.
Era 1979, la navidad estaba en el horizonte. Los cinco músicos de Yes se encontraban en París, con la intención de grabar su nuevo álbum. La banda no se había reunido durante dos meses, pero en lo que respecta a Jon Anderson podía ver que todo el mundo estaba de buen humor, ansiosos de empezar a trabajar en el registro.
Como él lo hacia generalmente, Anderson había llegado para las sesiones de ensayo con las ideas, los conceptos y las direcciones específicas ya previstas para llevar a cabo en el nuevo álbum. Él no estaba totalmente sorprendido cuando el grupo admitió una cierta renuencia para aplicar estas nuevas ideas. Dos o tres años atrás, había tratado de dirigir a Yes hacia la música electrónica y habían rechazado la idea con fuerza. Como era de esperar habría cierta fricción, ya que el grupo siempre ha tenido cierta tradición de conflicto con las ideas, a la vez que su talento para la síntesis de estas ideas individuales.
Esta vez, sin embargo, una profunda fisura estaba surgiendo.
“Muy rápidamente, el ambiente ha cambiado desde el entusiasmo a la frustración y luego completa confusión”, recordó Anderson, la memoria de la consiguiente acritud todavía daba pellizcos. “Se puso de manifiesto que las cosas no se unían. Fue un período muy difícil para todos. Sabíamos que no cuajaba, y cuando no está pasando nada, se tiende a bloquearse . Prueba esto, aquello, pero… nada… Pero nada cuajaba de todo lo que intentamos. Simplemente parecía que nada los entusiasmaba. Cuando parece que las cosas no están resultando, una evidente sensación de duda e incertidumbre se propagan a través del grupo”.
Reticentes a evocar el ambiente de las sesiones abortadas en detalle, Anderson confiesa tranquilamente su decepción de que el grupo rechazó sus ideas, a pesar de que fueron incapaces de definir una dirección alternativa por sí mismos.
“Era natural que yo debía estar decepcionado. Estas fueron las ideas que había estado trabajando para presentar a la banda. Pensé que podría proporcionar el siguiente paso en la dirección musical del grupo. Esperaba que a los demás miembros de la banda les gustará trabajar en mis ideas. Evidentemente, no.
Y se sintió ofendido?
“Decepcionado. Verás, pensé que había hecho un buen trabajo hasta ese momento… Sí, un buen trabajo en la dirección del grupo, si lo deseas. Encausando a través de los diversos cambios. Cualquiera sea la forma que tomara, yo pensé que mi papel en la banda era motivar al grupo. A través de las canciones que yo había escrito o con el resto de la banda. Yo estaba siempre abierto a las ideas procedan de donde procedan. Pensé que debía haber sido capaz de resolver cualquier problema dentro del grupo, hablando por ellos, discutiendo con ellos.
“Sin embargo, fue cada vez más evidente que no encajaban entre sí como un grupo como lo habían hecho antes. No parecían estar trabajando para el mismo fin. Todos los ingredientes que componen el tipo de grupos felices, lo que hace interesante a la música que cada uno de los miembros de la banda hace – estas cosas habían desaparecido.
“En ese momento, yo creía que ésto terminaría conmigo. Pensé que podría haber hecho algo. Yo estaba dispuesto a seguir cualquier dirección, si funcionaba, para mantener el grupo junto. Sin embargo, nadie podía llegar a esa dirección… Yo sabía que podría encontrar otras maneras de expresar mis propias ideas. No pensaba que me encontraba en un callejón sin salida con Yes, ya sabes. Había hecho un álbum el año anterior con Vangelis (‘Short Stories’), y que había sido muy alentador.
“Sólo la forma en que lo hicimos fue emocionante. Y fue llevado a cabo en una semana, fue muy agradable, muy espontáneo. Con Yes, nunca había sido así. Teníamos que tener reuniones especiales para discutir lo que se iba a hacer, a fin de construir fórmulas que todos sabían donde iban, incluso antes de comenzar. Había estado pensando durante algún tiempo que sería genial trabajar más espontáneamente, como un grupo. les hablé mucho acerca de esto a ellos, les sugerí ser más abiertos y más expresivos en la música. Simplemente no pasó.
“Sentí que era necesario sólo tocar algo de música. A veces, la música sufre cuando se ve demasiado de cerca, y se analiza constantemente. Pensé que podría haber llegado el momento de hacer algo ligeramente a menor escala.

Llegó la Navidad: Yes salió de París donde había estado tratando de grabar su nuevo álbum. Anderson dice que no se había tomado ninguna decisión sobre el futuro, pero seguía existiendo la sospecha de que si el resto del grupo iba a seguir, tendría que ser sin el pesado de Jonjo.
El grupo se reunió de nuevo en febrero. Steve Howe, Chris Squire y Alan White registraron la base rítmica y melódica de la música para las pistas que surgieron posteriormente en “Drama”. Anderson escribió la letra de estas nuevas pistas, sin embargo, fueron juzgadas inadecuadas. Entonces Jon Anderson y Rick Wakeman salieron de la banda.
“Yo nunca quise ser un cantante solista,” dijo Jon Anderson. “Pero de repente, no tenía elección…”
Así que fue empujado a salir?
“Hubo una suave persuasión”, dijo suavemente. Pero no creo que entrar en ese tipo de detalle sea relevante. Acaba de suceder. No estoy tratando de ocultar nada. No me dijeron, “Jon, estás despedido.” Y yo no les dije, “Oigan, me voy”.
Las cosas simplemente no estaban pasando entre nosotros.
“Sentí que había llegado a un punto en el que no nos comunicabamos adecuadamente. Pensé que deberíamos tomar un descanso, volver más tarde juntos. Se mostraron en desacuerdo y me han dejado a un lado, y he dejado de ser un miembro de Yes. Ellos, obviamente, no creían que necesitaban una pausa. Pensé que este hiato les daría la oportunidad de ponerse en contacto con muchos otros músicos, encontrar algunas ideas nuevas, música nueva, inspiración fresca. De verdad, yo pensaba que era el único camino para que la banda siguiera unida. Como has dicho antes, algunos grupos entran en una rutina y antes de que lo sepas, la rutina te mata. El grupo se relentiza, van en un declive, mental, física y musicalmente. Y eso fue todo. Se acabó.

“Si ellos pueden reconocer los síntomas y decir,” Hey, esperen un minuto, ¿qué nos estamos haciendo a nosotros mismos? Vamos a salir de esto por un rato, antes de que sea demasiado tarde. Siempre podemos volver más tarde. . ». Algunos grupos lo han hecho.”

¿Quién lo hizo?

“Los Stones lo han hecho. Es por eso que aún están juntos.”

A lo largo de esta conversación, Anderson ha tratado de seguir siendo humilde, deseoso de hacer saber que sus antiguos compañeros tuvieron sus razones para el curso que siguieron, y que, evidentemente, pensaban que estaban haciendo lo correcto. Él no discute eso. Tiene el mayor respeto para ellos, les desea lo mejor.

Pero comienzo a sospechar, sin embargo, que hay un lado mucho más oculto, un lado más despiadado del hombre. Si fuera más evidente, quizás la razón de su salida de Yes y la aparente rebelión del resto de la banda sería más explicable.
Bill Burford, quien después de salir de la banda luego de “Close to the Edge”, una vez describio a Anderson en estas páginas como “un tirano”. Le pregunté si pensaba que su necesidad de dominar en Yes podría haber precipitado la eventual división.
“Oh, ya veo”, respondió, sonriendo. “Auto-análisis de media hora.”
En su opinión, las implicaciones de la cuestión.
“Creo que podría ocasionalmente haber carecido de tacto”, dijo finalmente.
“A veces para hacer las cosas, tienes que intervenir y decir, a la derecha -suficiente. Tiene que haber alguna línea en algún lugar, y alguien la tiene que dibujar. A veces, quizás, debí haber sido más persuasivo …
“Recuerdo leer sobre Puccini hace mucho tiempo. Y tuvo problemas con medio mundo. Pero eso es contrarrestado por el placer derivado de que la gente tiene su música a lo largo de este siglo, y de allí para el resto del tiempo inmortal. Si queremos conseguir algo, tienes que tener una voluntad fuerte, y que esté decidida de continuar pese a todo, algunas personas van a salir heridas o molestas, si están en su camino.”

“Bill Bruford me vio como un tirano, también lo han hecho otras personas”. “Hay momentos en que podría haber estado de acuerdo con esa descripción, creo que pude haber sido más discreto, en ocasiones, la labor que estaba haciendo podría haber sido mejor. En lugar de haber causado el resentimiento y el detrimento de la música. Voy a admitir que en algunos momentos me era difícil. Yo sentí el hecho de no ser un músico. Creo que una gran cantidad de cantantes podrían decirte la misma cosa.”

“Tan pronto como comienzas a lidiar con las técnicas de la música y empezar a oír cosas musicalmente, es muy frustrante porque no lo puedes tocar. Así que tratamos de retratárselo a alguien y si no son lo suficientemente rápidos para captar la idea, es decir, ‘Mira, eres el hombre, quien se supone que es capaz de tocar este instrumento. ¿Cómo es que no puedes reproducir lo que estoy pidiendo que toques? ” Y dicen, ‘Jon – no entiendes, esa idea es muy poco ortodoxa… » Y yo diría, ‘Es poco ortodoxa o es demasiado difícil para tí, y prefieres algo más fácil para tocar?'”
“Me puedo imaginar ahora cuando les pido interpretar cosas así a otras personas. Supongo que tuve la suerte de trabajar con músicos como los de Yes. Nunca fue difícil, por lo general, para intentar persuadirlos de hacer algo diferente. En algunas ocasiones, ésto se convierte en una especie de Ring. Pero en general, se trata de un glorioso intercambio de ideas, a excepción de las ocasiones en que tenemos que luchar para encontrar algún terreno común. Pero una vez que se llega ahí, siempre vale la pena.

“A veces, es un trabajo sangriento y difícil. Pero al final siempre vale la pena”.
Habiamos estado hablando durante más de dos horas; Anderson hace una pausa cuando llega su esposa, y sugirió que fueramos a cenar. Jannis se unió a nosotros y nos condujo a lo largo de la costa de la Villefranche.
Anderson pareció relajarse un poco más en la cena, comenzó el recuento de las aventuras de la noche anterior en el casino en Monte Carlo, “todos estaban tambaleantemente borrachos”, dijo. Jenny había ganado en la mesa de ruleta. Y les parecía muy tranquilizador que Jon no gastará todo su tiempo con la nariz enterrada en Tolkien o con Sibelius de fondo.
Estamos de vuelta en la villa en torno a la medianoche. Encendí mi Sanyo, empezamos hablar de los primeros días de Yes, de la afinidad entre ellos y otros grupos como The Nice y, luego de ELP, Pink Floyd, Jethro Tull, Genesis. Estabamos pendientes de ser respetados por ellos, dijo.
“The Nice siempre fueron una de nuestras bandas favoritas”, dijo, vertiendo el brandy.
“Estábamos de gira con ellos, a menudo en contacto con ellos. Al igual que con Genesis y Jethro Tull. Escuchábamos sus registros, nos encontramos con ellos de vez en cuando. Hubo un tiempo cuando tenía la esperanza de que pudiéramos tocar todos juntos, hacer un festival tu sabes… Este fue solo otro sueño de aquellos tiempos… “
“Eran tiempos muy idealistas”, me dijo, golpeando la parte posterior del vaso de brandy. “
¿Los extrañas?
“Creo que el idealismo todavía existe, tu sabes”, respondió. “Es sólo que ya no esta de moda, como tampoco hablar de la revolución de las flores. Pero esa fue una gran época. En realidad, escribí una canción sobre eso el año pasado…”
La compuso él mismo, y comenzó a recitar la letra.
” ‘The children of the flower time have spread their wings and begun to fly
Those summer days are near, we breath again . . .’
Esa es la apertura del primer verso. Es un reflejo de aquellos tiempos, y tal vez vamos a volver de nuevo a aquellos tiempos. Mucha gente todavía tiene todas sus originales creencias de aquel tiempo, esperando florecer de nuevo. “
“No te sientes avergonzado cuando empiezas a hablar así?” , Le pregunté.
“El brandy, obviamente, se ha ido directamente a mi cabeza.”
“No”, respondió Anderson, admirablemente conciso.
“Estamos en 1980,” le recordé.
“Y es un gran momento”, insistió. “Un momento muy emocionante. Las cosas están pasando tan rápido, pero todo tiene su lugar. Todo a su tiempo. Simplemente no lo parece para la mayoría de la gente, y es por esa razón por la que son tan cínicos y hostiles a las ideas nuevas. Sabes, yo pensaba que era una gran canción la de Elvis Costello aquella que decía, “¿Qué tiene de gracioso la paz, amor y la comprensión? * * ¿Qué es tan gracioso sobre esto? * Nada *. Es por eso que estoy con ella y por ella y por ello “.
Le pregunté si había alguna pequeña posibilidad de otro brandy.
Anderson sostendrá que nunca ha perdido su idealismo, cuando surgió en los años setenta como uno de los nuevos supergrupos .. Me pregunto cómo reaccionó cuando vino toda esa hostilidad y las criticas a Yes por parte de los Punk, sobre todo durante los acalorados 77.
“Más que nada”, respondió con cuidado, “fortaleció mis convicciones acerca de un montón de cosas. Posiblemente, hubo momentos en que pensé: ‘¡Dejenme en paz, por favor! Sin que pueda hacer nada con todo eso.” Pero yo sólo seguía, de todas formas, y seguía trabajando como siempre. Y eso es básicamente lo que sucedió. Recuerdo cuando la única cosa era la gente preguntando, ‘¿Qué piensas del Punk? ” Y no es fácil responder superficialmente. Pero no puedes escabullirte. Estaba pasando y mucha de la música, pensé, era buena y emocionante, y no estoy tratando de sonar condescendiente cuando digo eso.
“Por supuesto, nos odiaban. Siempre he pensado que haciamos un buen espectáculo y teniamos una buena acogida, no importa donde tocabamos. Como sucedió, estábamos tocando en grandes salas. Fuimos a tocar a grandes cantidades de personas pero seguiamos siendo atacados por ellos. “
¿Te molesta la crítica, o se sentían por encima de ella?
“No creo que la resintiéramos. Si hubo un poco de confusión. Ya sabes:” ¿Porqué nos insultan? ” Pensé que era deber de los músicos hacer un buen espectáculo. Éramos un supergrupo, sí, pero seguíamos trabajando duro. Estábamos aprendiendo, buscando nuevas ideas, nuevas formas de presentación… “
Sí, los recuerdo, siempre los criticaron por ser muy fríos y distantes.
“Bueno”, dijo uniformemente, “nuestra empresa no era exactamente el epítome de la rebeldía, por no hablar de un grupo de rock and roll. Como un grupo de músicos, hemos tenido cierto talento para avanzar en un estado de ánimo ligeramente clásico. Y por eso, nos hicimos muy apreciados por algunas personas y muy odiadas por un montón de otras. Pero no hicimos nada que nos avergonzase. Si hubiéramos seguido después de Fragile, con registros idénticos, no habriamos tenido excusa. Ahí podrías haber dicho con toda seguridad que nos quedemos rezagados o fuimos auto-indulgentes.
Pero no -nos fuimos en otra dirección, hicimos piezas de música a gran escala. Todas fueron muy éxitosas también. . . Debido a eso seguimos estando vigentes, de manera que queríamos devolver algo a la audiencia.
Siempre hemos querido asegurarnos de que la próxima pieza de música fuera aún más grande y más impresionante que la anterior. Esto, creo que dictó la dirección a seguir. Nos dio la oportunidad de crecer, de ampliar “.
¿No crees que la música de Yes se volvió cada vez más obsesionada y preocupada por la perfección que por la relación libre y auto consciente?

“Sí – pero sólo en el sentido de que estábamos tratando de crear la mejor música que pudimos. A veces puede haber sido demasiado clínica. Pero esto siempre se perdia en el escenario. Creo que en cierto modo somos más una banda de escenarios que de estudio.”
¿Así que puedes estar de acuerdo en que los registros ahogan el sonido, les roba la pasión, como si exprimeran la vida de cuando suenan en vivo?
“He encontrado que cuando estábamos en el escenario, hubo algunas noches increíbles. Había algo especial que sucedía entre nosotros. Entonces sabíamos que no estábamos perdiendo el tiempo, como algunos habían sugerido. Evidentemente, se cometieron algunos errores. Estábamos pisando terreno peligroso, la música nos estaba tomando en zonas delicadas. Las piezas se alargaban, y se hacían más y más complicadas y ambiciosas. fue doloroso y agonizante llevarla a cabo… “
Entonces, ¿por qué te molestas?
“¿Por qué la gente sube montañas?” Anderson preguntó, exasperado. “Porque existen. Y haciendo los discos como ‘Topographic’, nos llevaron a otras áreas. Tienes más información sobre el concepto del show. Teníamos que participan en ese momento con algo visual. Es cierto, fue como hacer correr un elefante en una carretilla… primero mostrando diapositivas, a continuación, una cúpula de iluminación sobre la batería, luego, esculturas y figuras en el escenario.

“A veces”, dijo con una sinceridad que podía sentir en toda la habitación, “era mágico…”
¿No es también irrelevante, señalé. No sugiere una falta de confianza en el potencial de la música que se distraiga a la audiencia con tanta pirotecnia?
“No. No. funciona mano a mano. Todo fue elaborado… Tal vez hayamos sido novatos y aficionados, pero estábamos haciendo nuestro mejor esfuerzo. Incluso si se trata de dar más de mi mismo. Debido al éxito estábamos tratando de dar al público algo más grande y mejor. Un gran espectáculo. “
“Al mismo tiempo, puedes ser simpatico como Rod Stewart, jugando al fútbol en el escenario. Pero ellos tienen su tipo de audiencia, y nosotros tuvimos la nuestra. Disfruté leyendo sobre Rod Stewart y me gustaría ser así. Sin embargo, sólo puedes hacer lo que es natural para ti. Ese tipo de cosas, naturalmente, nunca las haríamos nosotros. ¿Qué se supone que hagamos? Jugar al cricket en el escenario?
“Mucha gente dice, ‘¿Por qué no nos atenemos a ser un grupo de rock, y Jon puede cantar sobre el escenario con pantalones de satin, agitando un micrófono de pie sobre el esenario. ” Simplemente no habríamos sido nosotros. Ya había gente haciendo todo eso y mucho mejor de lo que podríamos haberlo hecho. Nos mudamos en ciertas direcciones. No nos hizo ningún daño. Bueno, quizás no de la forma de darle el gusto a todos y quizá no hemos llegado a un acuerdo con un montón de cosas, pero haciendo los álbumes fue emocionante y excitante. Y muy divertido también”.
“Esto desde fuera parecería poco probable”, me dijo.
“La diversión probablemente no se comunica sostuvo Anderson. “Pero yo tenía un montón de cartas de gente diciendo que había estado encantada con la música que hicimos. Y yo solía estar muy contento por la reacción de las personas que escucharon una pieza de música de Yes y descubrir que tal vez les ayudé a entender algunas cosas… Es en la música en que hay que avanzar, meterse en ella y sentirla. Para entenderla. Algunas personas sólo quieren música como hamburguesas de un MacDonald.
Rapida, bonita y Barata.. . Lo siento, no podemos hacerlo así. Hay muchas personas que pueden darles eso, sólo basta con tomar un palo y golpear un tarro”
“Pero hay muchos que aún están por la música”, continuó. “Y había gente, además del grupo que realmente les gustaba. Y pensé que había que ganarle al resto. Realmente lo pensé”.
Escuchar de nuevo a los miembros de Yes, me ha sorprendido sobre todo por el gran vacío de las letras, su pretensión, en su vana profundidad. Siempre parecen demasiado toscos para tratar algunas connotaciones místicas. En el mejor de los casos resultaban irremediablemente vagas y confusas, y en el peor caso, pretenciosas.
“Creo que esos son puntos de vista válidos”, dijo Anderson, negándose a ser provocado en su autocomplacencia. “Pero me acuerdo que algunas personas entendieron el fondo.”
“Recuerdo cuando lanzamos’ Relayer ‘, alguien me envió un artículo de Nueva Zelanda. Este hombre había examinado “Gates of the Delirium”, y fue muy bueno, porque todo lo que había reconocido en la música era lo que quería que las personas escucharán en el. Él lo había entendido exactamente de la misma manera en que yo lo entendí.”
Que es lo que “Gates of Delirium”, me había de ser totalmente incomprensible.
“Se trata de la guerra”, explicó Anderson, con paciencia, como si yo fuera una especie de niño especialmente obtuso.
Yo entendia eso en grandes aspectos, sólo que el idioma que se utilizaba oscurecia cualquier punto que estaban intentando mostrar.
“Cuando lo escribí, nosotros estábamos en la última etapa de la guerra de Vietnam. Y de cierta forma fue una declaración al respecto. Dice lo que la guerra es, este tipo de cosas que sucede en todo el mundo… ‘se está asesinando a nuestra gente, vamos a matar a los suyos… y vamos a quemar la sonrisa de sus hijos…»
“Es el tema de la guerra, cual es su fuerza motriz y como hay un montón de ira, odio, y revancha en el aire. Y la música tiene que ser muy loca, es como este vacío sube y toma forma en guerra, y como una forma demoníaca. El diablo mismo, si lo deseas. Y de esta forma están observando la guerra, y se alegran de lo que está sucediendo. . . y la música explota al final y paulatinamente se levanta una suave corriente de sonido y comienza una muy suave melodía. Este tipo de música podría asustar a la gente, pero pensé que algunos pueden entender a qué me refiero. . .
“Soon o Soon delight/Pass within and soothe this endless night …”
“Como, al final de un largo túnel, habrá luz y las cosas se volverán más claras, al final. Todo volverá a una forma pacífica. Es una visión optimista, pero hay que ir a través de esta maraña de violencia para conseguirlo.”
Los sentimientos parecen admirables, pero parece abrumadoramente que sea tan larga. No podrían haber escrito una canción de tres minutos y transmitir el mismo mensaje.
“No”, dijo, es inevitable. “Una gran parte de lo que se dice es a través de la música, a través de las imágenes transmitidas por la música”. ¿Entiendes?
No podía: como le dije, “Gates of Delirium”, me había parecido un maldito ruido desagradable, y cuando la oí el día anterior, me sentí como si alguien atará un nudo en mi cerebro.
Supongo que tal vez debería haber hablado un poco más sobre su nuevo álbum, pero yo no pensé que podría terminar su argumento.
Estuvo de acuerdo que era más informal que todo lo que había hecho con Yes en la última década, por lo tanto, estaba la esperanza de ir dirigida una audiencia que había sido negada a Yes, al menos si no se tiene prejuicios. Ellos le habían dado a Peter Gabriel una oportunidad, dijo, después de abandonar Genesis.
“Él no quiere alienar a su audiencia”, se apresuró a señalar.
“Él sólo quería tocar frente a un público lo más amplio posible, romper algunas barreras, abrir algunas puertas entre las diferentes facciones que conforman la audiencia del rock moderno”.
Estaba intrigado, dije, de ver la reacción de los aficionados de Yes a algo tan sencillo como el balanceo de “Heart of the Matter” (fans de Yes como Graham Parker).
Jannis de Atlantic me había dicho anteriormente que casi aparecio un botón rojo cuando escucharon “el quid de la cuestión”. Consideraron que era demasiado extremo, un salto demasiado alejado del terreno de Yes. Anderson les dijo que iba en el álbum de todos modos.
Los aficionados podrían resentir en cambio a temas más breves. Sin embargo “Song of Seven” nos brinda un himno a la fuerza y el misterio de la vida para mantener a todos felices, el título de la pista nos prepara sobre el significado oculto que Anderson normalmente le da a su lírica.
Anderson probablemente estará en gira en alguna parte.
“Hace cinco años”, dice, “intenté persuadir a Yes para volver a los clubes y teatros pequeños, quizá tocar en un par de noches en una Carpa. No me escucharon. Ahora, he decidido mantener todo en perspectiva”
Después de todo ahora, él sólo tiene que discutir con él mismo.
Así que, cuando salga de gira, va a actuar en lugares como el Colston Hall, el Free Trade Halls y en los ayuntamientos. En ninguna parte en donde no se pueda ver también a los The Clash o los Specials.
Él, sin embargo, se permitirá a sí mismo el lujo de cantar en el Albert Hall cuando llegue a Londres.
“Es sólo algo que siempre he querido hacer”, dijo. “Y, básicamente, a partir de ahora, sólo haré lo que yo quiero hacer.”

Un comentario en “Entrevista a Jon Anderson tras su salida de Yes (Melody Maker 1980)

  1. Las respuestas de Jon son muy interesantes. Ahi se entiende el motivo por el que debio hartarse de criticas injustas y opto por la calle de enmedio dejando de complicarse la vida y dedicandose a hacer musica facil y comercial.

    Lo que es penoso aqui es el entrevistador. ¡Y no dice el tio que se habia escuchado todos los discos de Yes el dia anterior! ¡Como si los discos de Yes se asimilaran con la misma facilidad que los del rap! Menudo entrevistador….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s