Más acerca de mí.

Odio el frío, a los días nublados y los pies helados.
Al transantiago, a los snobs, a los niños de todas las edades,
a los testigos de Jehová, a los adventistas, a los evangélicos
y a todas esas religiones bíblicas de folletín.

A esa gente que no se le despega la risa de la cara de idiota,
las opiniones consensuadas y moderadas,
a todos esos pelmazos que tratan de quedar bien con todo el mundo,
a la sandía y a los animales de compañía.

Aborresco a la música tecno, al regetón, a la nueva trova,
el hip hop, el rock adulto contemporáneo, el merengue, el Punk,
a la Madonna, a la Britney Spears, a The Cure, U2, Pearl Jam,
y muy particularmente a Soda Stereo, Lucybell y La Ley.

En general a la música de los ochenta, noventa y cien.
La sopa, la cazuela, las guatitas y la ensalada de lechuga.
“La teleserie de la tarde”, “Morande con Compañía”,
a “Rojo” “Rojito” y “Rojo contra rojo”.

A todos esos ingenuos que creen en el desarrollo sustentable,
Socialistas renovados, reformados y reciclados,
tanto como a la vieja chismosa de la esquina.

Detesto a los imbéciles que presumen sus vacaciones en su fotolog,
a los filósofos franceses, a los intelectuales y artistas de vanguardia, al fen chui,
a gente que se cree de izquierda y vive en “barrio alto”
así como a la gente que se cree de derecha y vive en Conchalí.

No soporto a los optimistas, a los becados, a los genios precoces,
a las ISAPRES, el celular sonando cada 10 minutos, o ese asunto del prepago.
a los que donan su vuelto al Hogar de Cristo al pagar en la caja del supermercado,
las encuestas telefónicas, las llamadas equivocadas, o los que cuelgan antes de responder.
A los cajeros, transeúntes y vendedores mal humorados con cara de perro,
así como a los contadores resentidos, burlones y ladinos.

A los abogados, sociólogos o psicólogos de la municipalidad,
a los ingenieros displicentes, pedantes, a las secretarias arrogantes
y a los periodistas ignorantes de televisión.

Desprecio profundamente a todos los amigos de María del Pilar Rocatagliata de Barahona,
sus aires displicentes, sus miradas vacías y falso sentimiento religioso.
A sus asados, fiestas y eventos.

Al tenista, futbolista y pianista de moda, a sus fanaticos, amantes, pololas y familiares,
del mismo modo como a ese idiota del reallity show.

Aborresco en general a los grupos excluyentes de cualquier estrato o sencibilidad política,
al creacionismo, al spam, las cadenas de e-mail
y las presentaciones pseudo emotivas en power point.
Al prozak, a los catálogos de supermercados,
los avisos económicos y los partes de matrimonio.
A la ken piña, a la biz y pap, el perfume de lavanda,
a los trabajos voluntarios de dudosa consciencia social
y altos indices de embarazos no planificados,
las horas extraordinarias no pagadas y las falsas promesas de trabajo.

El jurel tipo salmón, el verano en la playa, la arena en los zapatos,
los supuestos defensores de la vida y la familia de colegios católicos,
los graffities en las calles, los paraderos destrozados,
las barras bravas y la basura en las calles.

El pisco en todas sus combinaciones, el chucrut, la mostaza,
a todos aquellos que creen que en Chile se inventó la rueda y el hilo negro,
a los chovinistas, al club de huasos, a los niñitos ordenaditos de la pastoral.
a los clientes de “La Piojera”, el canto nuevo,
a los que llorán y se deprimen con Silvio Rodriguez,
asi como al Intillimani y al Quilapallun.

Odio a las teleseries centroamericanas, sus arquetipos clasistas y sus tramas recurrentes.
A las repeticiones ad infinitum de los goles de la selección y por cadena nacional,
las páginas sociales del Mercurio, los resourt en la playa y los tiempos compartidos.
a los que comen pan y eruptan pollo,
y los que hablan de justicia social y menoscaban a su empleada.
En general no soporto a los hipócritas de todas las religiones,
así como quienes dignifican su miseria.
Sí, a la pobre niña abnegada de provincia
que se viene a estudiar con el sacrificio de sus padres a la capital,
al hombre hecho asi mismo con su interminable monserga acerca del esfuerzo y el sacrificio
pero que jamás dio cuenta a nadie de la fortuna de sus padres, la ética en sus negocios
ni el oscuro balance de sus cuentas.
A las feministas resentidas y amargadas del SENAM,
lo suficientemente elocuentes e iluminadas para destilar su odio y culpar de todo a los hombres, pero no asi en su sentido de elección al momento de haberse emparejado
con el pelmazo que les destuyo la vida.

Las preguntas rebuscadas de los presumidos en las conferencias y coloquios,
la gente que presume sus nombres con denominación de origen,
los autos coreanos, la ropa de marca, los ponchos de alpaca,
los amigos de pasillo, las nuevas tendencias de la moda…
y muy especialmente… a tí.

Un comentario en “Más acerca de mí.

  1. Bueno, me haz dejado sin palabras, no obstante seguiré leyendo tu blog. No todo puede ser cierto, pues dices que no te gustan los animales de compañia y sientes la partida de tu gatita.
    Ehhh! Enhorabuena por los que hablan por hablar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s