Entreviista a Jon Anderson & Trevor Rabin Los Angeles Times, Marzo, 25, 1984

La mitad del setlist de la gira de Yes en 1984 fue el nuevo álbum 90125, y la  otra mitad se trata de viejos clásicos  como “Yours Is No Disgrace“, “I’ve Seen All Good People“, “And you And I“, “Roundabout” y “Starship Trooper.” “Elegimos las mejores de las viejas canciones, y tratamos de interpretarlas tan bien como sea posible. El nuevo material es más ágil y poppero y tal vez más corto.” [Anderson]

Más corto para Yes significa de cinco a seis minutos.

“Bueno, no exactamente tres minutos”, dice Kaye. “Podemos incluso alargar Owner of Lonely Heart en el escenario, siguiendo la tradición de Yes”.

Cuando Kaye se unió a la banda como uno de los miembros originales en los años 60, se basó principalmente en un órgano. Hoy con Yes se trabaja con una de las configuraciones de teclado más sofisticadas en gira hasta la fecha. “Yo uso básicamente dos sistemas”, dice. “Muchas de las cosas Fairlight que se hicieron en el álbum se están tocando en un Yamaha DX-7. Tenemos lo que llamamos el sistema de Oberheim, y el sistema Yamaha. Son interfaz MIDI con un montón de otros teclados que están detrás del escenario. Tú sólo ves dos teclados en el escenario, pero estas controlando una gran cantidad de sintetizadores diferentes. Y una mezcla de sintetizadores analógicos y digitales mezclados de modo que tenemos un amplio repertorio de sonidos. Y yo estoy usando un emulador, Kawai de piano de cola, y un hammond Korg. Los sintetizadores se programan así que tenemos sonidos multi-seguido de varias capas. Así que nos ha dado mucho margen, y podemos poner todo tipo de sonidos diferentes.”

Si escuchas con atención en “Owner of Lonely Heart“, es posible darse cuenta que lo que suena como golpes de trompetas es en realidad el vocalista Jon Anderson. “Hemos puesto la voz a través de un tipo de aparato electrónico que lo hace sonar como una trompeta”, dice el cantante. “La voz es un instrumento muy versátil. Se pueden hacer muchas cosas. En estos días puedes conseguir el tipo de efecto que hace que suenes como un contrabajo. Cantas en él, y de repente no sabes si eres tu o el bajo.”

Trevor Rabin toca una Fender Stratocaster con una pastilla DiMarzio. “También tengo una pedalera construida por Pete Cornish de Londres, que es excelente”, dice Rabin. “Hay amplificadores de separación entre cada etapa. Es el equipo sobre todo MXR. Entonces tengo un estante detrás del escenario con varios efectos de una unidad de reverberación MXR, unidad de retardo y de reemisor. Eso es básicamente, a continuación, pasa a través de un Marshall 50. Eso son los micrófonos y es lo que debo supervisar. Por el lado de Chris, el monitor de su guitarra, tenemos un Marshall de 100, que esta como un “slave” en la cabecera. Uno llega a 100, y el otro a 50. Así que tiene un sonido mucho más limpio.

“El pedal de Chris fue hecho por otro hombre en Londres. Y todo es programable, para que pueda hacer efectos, el eco del pedal, para ir al siguiente pedal y otra cosa es programada en eso. Él pasa a través de un Marshall de 100, y creo que todavía estamos usando un Crowns como slave. Lo más importante es, el sistema de amplificación que llega a los 30 ciclos en los graves, por lo que tiene todo este poder que resalta los bajos.”

Squire, en aquel entonces de 35 años, es el único miembro de Yes que aparece en los quince álbumes de la banda, y el sonido de su crepitante bajo desde hace tiempo es una marca registrada del grupo. Él todavía está utilizando un bajo Rickenbacker la mayor parte del tiempo. Recientemente ha empezado a tocar en un par de números con un bajo verde chillón, como un auto de carreras, y vistiendo un abrigo largo de plumas durante el espectáculo.

La gira de 90125 trae por primera vez a Rabin a América. El guitarrista, cuya juvenil estampa nos recuerda a Paul McCartney, admite que sentía un poco de nerviosismo al entrar en el centro de atención de Yes. “Yo estaba curioso en cuanto a como me iban a recibir, pero mis sentimientos han sido desde el principio de que si hay un par de chicos que realmente querían ver que había pasado con Yes, yo no iba a dejar que me afectara. Yo llegue hasta allí para disfrutar de mí mismo. Si la gente le gusta, genial, si no, he hecho todo lo posible. Pero hasta ahora, todo bien.

“Una cosa que no quería hacer era subir al escenario y tocar como Steve Howe,” Rabin continúa. “También tengo una Gibson 175 en casa, pero desde luego no iba a ir de gira como un imitador  del guitarrista Steve Howe. Yo iba a cambiar los arreglos de guitarra y poner mi estilo en ellos. De lo contrario no tendría ningún sentido. Yo no estoy interesado en llenar los zapatos de alguien. Y lo mejor fue que el resto de la banda me dijo: ‘puedes cambiar lo que quieras.”

“He mantenido algunas de las frases de Steve Howe, pero les he puesto un sonido diferente. Si la canción está escrita y no hay una melodía que es esencial para la canción, ¿Si funciona, porque no cambiarlo? Bueno yo he cambiado mucho, pero mucho todavía está allí. Sólo trato de poner un sonido diferente a él. También lo toco todo en una sóla guitarra en vez de las toneladas de guitarras durante toda la noche. Steve tocaba incluso una de 12 cuerdas, en determinadas canciones. Me gustan los efectos y tratar de modernizarse sin tener que traer tantos equipos encima como una de 12 cuerdas. Estoy tratando de conseguir ese efecto con la tecnología.”


De acuerdo con Rabin, parte de ese renacimiento ha ido encantando a una nueva audiencia “La otra noche, Jon (Anderson) me estaba diciendo que en los viejos tiempos el 99,9% de la asistencia eran hombres, con el pelo largo y barba. Pero ahora el público está más a la moda. Hay toda una nueva audiencia de jóvenes que están escuchando a Yes, por primera vez. Ellos han escuchado el nuevo disco y les gustó. A ellos les gusto “Owner of Lonely Heart” y la música bailable y otros que vienen a bailar. Así que ahora tenemos algunas chicas en el público y gente de color.

Estoy muy emocionado de tener gente de color en la audiencia. Viniendo incluso desde Sudafrica, esto significa algo muy especial para mí,”

¿Qué hay de los antiguos yesfans que vienen a escuchar al viejo Yes?

“Hay algo para ellos también”, insistió Rabin. “Tocamos algunas de las cosas viejas, pero traemos un nuevo sonido y estilo a los mismos. Creo que la mayoría de los viejos fans han aceptado el hecho de que Yes no es lo que solía ser. Pero estoy seguro de que hay algunos que resienten los cambios. Realmente no puedo preocuparme por esas personas. Odiamos perderlos, pero ¿qué podemos hacer?”

Los Angeles Times
Marzo, 25, 1984 

———————————————–
———————————————–

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s