Nino Gvetadze – Mussorgsky Pictures at an Exhibition 2009 (Piano)

Mussorgsky es considerado universalmente y con razón uno de los más grandes e importantes compositores del siglo XIX. Esta fama llegó a existir sólo en el siglo XX, principalmente gracias al empresario Diaghilev Sergei que trató de interesar al público occidental en la música rusa. Con este propósito presentó al público parisino ballets, óperas y piezas de concierto de su país natal. Entre los aspectos más destacados de las primeras temporadas de los llamados Russes de Diaghilev en 1910 habían óperas de Rimsky-Korsakov y Mussorgsky (incluyendo Boris Godunov) y los primeros ballets de uno de los mayores admiradores de Mussorgsky, Igor Stravinsky En Boris Godunov gente acogió con satisfacción el enfoque no occidental y no clásicos de melodía, armonía y forma, y ​​como resultado el sentido de la libertad y la anarquía de Mussorgsky se convirtió en una fuente de inspiración para varios compositores modernistas, entre ellos Claude Debussy. La Reputación de Mussorgsky en occidente fue consagrada cuando en 1922 Maurice Ravel, a petición del director de orquesta ruso-estadounidense Sergei Koussevitzky, hizo una orquestación de la obra para piano de Mussorgsky: Cuadros de una exposición. Antes de 1922, la pieza era poco conocida, sin embargo, desde 1922, casi todo el mundo la interpretaba.

Todos los libros de Mussorgsky hablan de sus otras composiciones para piano, pero estas obras rara vez se discuten y se interpretan. Con el conocimiento de occidente de la fama de Mussorgsky de este olvido es comprensible. (Si esto está justificado, es el oyente quien debe decidir.) La reputación occidental de la obra de Mussorgsky se basa en aquello que escribió después de 1865. Antes de 1865, cuando aún tenía que encontrar su propia voz, que escribió varias piezas para piano para complacer a la aristocracia rusa, la clase a la que Mussorgsky trato de apelar. Juego para niños (1857), la niñera y yo (1865) e Impromptu passionné (1859) son salón-like, piezas con encanto, muy melódicas, muy interpretables para un buen aficionado, con casi ningún indicio de la música rusa que sería más dominante en toda su posterior carrera, sus piezas mucho más conocidas. Si Mussorgsky tenía un modelo, fueron las canciones encantadoras e inocentes que buscan y piezas para piano escritas en Rusia antes de 1850. Básicamente, en el mismo estilo, pero mucho más influenciada por su acercamiento a la música después de Rusia son una lágrima y en el pueblo, ambos de 1880. El estilo melódico es mucho más de Rusia y el humor trágico es mucho menos inofensivo, pero el carácter general todavía podría ser de Glinka. Que los títulos originales de las piezas estén en francés, no fue un accidente. el francés fue la segunda lengua de la aristocracia rusa, debido a su elegancia, encanto y sutileza fueron apreciadas como grandes virtudes por la aristocracia rusa de aquella época.

Los años sesenta son una década crucial tanto para Mussorgsky como para la vida musical rusa. Mucha gente empezó a preguntar “¿qué es lo ruso en la música rusa?” Algunas personas creían que música rusa debía abrirse a la tradición alemana y romántica. Otros, entre ellos Mussorgsky, creía que la música de arte ruso debía buscar inspiración en la música folclórica y la música de la iglesia. Esta influencia no debe limitarse a la melodía y la armonía, sino que también incluyen ritmo, fraseo y declamación. El resultado de este gran realismo ruso llamado fue su ópera Boris Godunov. Pocos años después la ópera del mismo principios resultado en su pieza para piano más importante: Cuadros de una exposición (1874).

Por un lado, esto es música convencional y programática del siglo XIX. Los movimientos de los cuadros acompañar a un viaje a través de una exposición de cuadros, hechas por el amigo de Mussorgsky, el arquitecto Victor Hartmann quien había muerto recientemente. La primera sección es el paseo entre varias fotos y vuelve varias veces en la composición. Todos los movimientos, cada uno a su manera, explora con independencia los modelos románticos alemanes y franceses que llegaron a rechazar en los años sesenta: los ritmos irregulares (en Promenade), la forma de collage similares (por ejemplo, en el segundo movimiento), las inflexiones melódicas de la música popular rusa y de la iglesia (en Catacumbas), la decepción de los Judios (en Goldenberg y Schmuyle), puntiagudo, la luz de corazón acentos (en la cabaña con patas de gallina), la danza exuberante (Limo  ges ) y el estado de ánimo triunfante (en la escena final en la Puerta de Caballero en la antigua capital de Kiev) en el que las campanas rusas juegan un papel crucial.

Aunque los movimientos son impresionantes en sí mismos, el orden de las secciones traiciona un férreo sentido de la arquitectura. La estructura general, muy original y sin precedentes históricos, por un lado esta lejos de los rígidos modelos clásicos alemanes, y por otra parte, es un modelo de cohesión.

Los movimientos están claramente inspirados en las pinturas de Hartmann: escuchar a las secciones, mientras que al mismo tiempo mirando a los dibujos de Hartmann muestra que Mussorgsky tenía un sentido romántico y pintoresco de expresión en los detalles. Sin embargo, las piezas son muy agradables a un oyente que no conoce los dibujos de Hartmann. Y como cualquier buen pedazo de música de programa, la composición es una obra de arte por derecho propio.

Nino Gvetadze estudió piano en la Escuela de Música Z. Paliashvili en Tbilisi y en el Conservatorio Estatal de la misma ciudad, bajo la tutoría de Veronika Tumanishvili, Gabunia Nodar y Khubutia Nana. Nino luego se trasladó a los Países Bajos, donde se convirtió en un estudiante de Paul Komen en el Real Conservatorio de La Haya. Ella continuó su maestría en el Conservatorio de Amsterdam con Jan Wijn. Ha tomado clases magistrales con Jean-Yves Thibaudet Voskressensky Mikhail, Jan Wijn, Berman Boris, Merlet Domenique y Jacque Rouvier. Desde muy temprana edad Nino ha participado en varios conciertos, ella ha tocado con orquestas desde que tenía seis años de edad. Ha actuado con directores como Michel Plasson, Tausk Otto, Aadland Eidvind, Kakhidze Jansug y André Martin, y se desempeño con la Orquesta Filarmónica de Rotterdam, La Orquesta Residencial de La Haya, Orquesta Sinfónica de Limburgo y Symfonia Holanda.

En abril de 2007 realizó Nino Ma Mère l’Ravel oye junto con el famoso pianista francés Jean-Yves Thibaudet. Después de este concierto fue invitada a participar en el Festival de Spoleto en Italia. Ella también realizó conciertos importantes en las salas de los Países Bajos, como en el Concertgebouw de Amsterdam, Utrecht Vredenburg, De Doelen de Rotterdam y el Philipszaal Anton La Haya. El repertorio de Nino también abarca música de cámara. Ella participa en diversos festivales de música en Holanda, Georgia, Alemania y Francia. Durante sus estudios en Georgia, ganó una beca de la Fundación para la Asistencia de Músicos Jóvenes de Georgia, fundada por Elisabeth Leonskaya. Más tarde, ella recibió la beca del presidente georgiano y ganó un diploma y dos premios especiales en el Concurso de Piano Segunda Tbilisi International. Ella realizó varios conciertos con la Orquesta Sinfónica de Tbilisi y realizó varios recitales.

En 2002, Nino fue invitado a participar en el “Rising Stars” Festival en Austria. Menos de un año después de llegar a los Países Bajos, Nino ganó el Concurso de la Fundación Nacional de Pianistas Jóvenes en La Haya. Recibió el Primer Premio y el Premio Especial para el trabajo moderno. Después de la competencia recorrió los Países Bajos, realizando conciertos en las salas más importantes de Holanda. En el 8º Concurso Internacional de Piano Franz Liszt, celebrada en abril de 2008 en Utrecht, Nino Gvetadze logrado ganar tanto el Segundo Premio, el Premio de Prensa y el Premio Audi cia. Como parte de sus premios, Nino ha emprendido una extensa gira de conciertos. Para la temporada de conciertos 2008-2009, fue invitada a aparecer en el Festival de Franz Liszt en Quito (Ecuador), el Festival de Bayreuth en el Piano Rokokosaal Steingraeber, el Fazioli Concert Hall en Sacile y la Orquesta de la Radio Flamenca bajo la dirección de Michel Tabachnik en Piano No. Brahms Concierto para 2 como parte del Festival 2009 Brahms. Sus grabaciones son frecuentemente transmitidas por diferentes canales de TV y radio holandesa. Muziekcentrum Frits Philips. Este disco ha sido grabado en Muziek-centrum Frits Philips en Holanda. Se ha elegido este lugar por su gran acústica excelente, para piano y excelentes instalaciones de grabación.  

Tracklist:

 

1. Promenade
2. Gnomus
3. Promenade
4. Il Vecchio Castello
5. Promenade
6. Tuileries
7. Bydlo
8. Promenade
9. Ballet Der Nicht Ausgeschlupften Kuchlein
10. Samuel Goldenberg und Schmuyle
11. Promenade
12. Limoges, Le Marche (La Grande Nouvelle)
13. Catacombae (Sepulchrum Romanum)
14. Con Murtuis In Lingua Mortua (Mit Den Toten In Einer Totensprache)
15. Die Hutte Auf Huhnerfussen (Baba Jaga)
16. Das Bogatyr-Tor (In Der Alten Hauptstadt Kiew)
17. Nanny and Me
18. Children’s Games
19. Impromtu passionne
20. Scherzo
21. A Tear
22. Close to the Southern Shore of Crimea
23. Meditation
24. In teh Village
25. Gopak of joyfull fellows
26. The Market Scene

2 comentarios en “Nino Gvetadze – Mussorgsky Pictures at an Exhibition 2009 (Piano)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s