Tony Banks (Genesis) – Six Pieces For Orchestra (The City of Prague Philharmonic Orchestra, Paul Englishby) [NAXOS 8.572986] (2012)

Tony Banks fue unos de los miembros fundadores de Genesis junto con Mike Rutherford, Peter Gabriel y Anthony Phillips y después de esta breve encarnación, la banda evolucionó aún más con la introducción de Phil Collins y Steve Hackett con quien reemplazó a Phillips. Génesis se convirtió en uno de los mayores exponentes del rock progresivo de los años setenta. En 1975 Peter Gabriel dejó la banda para seguir una supuesta carrera en el cine y el baterista Phil Collins sustituyo a Gabriel como vocalista. Génesis se convirtió en una de las bandas de mayor éxito comercial de la década de 1980 y 1990 con álbumes como Duke (1980) y We Can Dance (1992).
Tony Banks ha sido uno de los pioneros en los teclados y los sonidos de sintetizador a lo largo de su carrera. El historiador musical Wayne Studer lo define como “el tecladista más elegante de rock progresivo“. Además de sus cinco álbumes en solitario A Curious Feeling (1979), The Fugitive (1983), Bankstatement (1989), Still (1992) y Strictly Inc. (1995), Tony Banks compuso la banda sonora de El grito (1978) (con Mike Rutherford), protagonizada por Alan Bates, Lorca y los Outlaws (1984), y Quicksilver (1986), protagonizada por Kevin Bacon. La música de estas dos ultimas películas terminó en un álbum titulado Sound Tracks (1986), con Toyah Wilcox, de Marillion y Fish Diamond Jim. Cuando Michael Winner invitado Tony Banks para escribir la banda sonora de su película La mujer bandido (1983), protagonizada por Faye Dunaway, se le dio la oportunidad de trabajar con una orquesta, cosa que no había experimentado antes. La organización Christopher Palmer fue contratada para plasmar sus partituras. Así en 2004, como resultado de esa experiencia, Tony Banks se inspiró en dos temas de su primer álbum orquestal Seven: Una Suite para orquesta con la Orquesta Filarmónica de Londres por el sello Naxos. En opinión de Ivan March de Gramophone dijo sobre Seven: “Es un músico de rock que va a “lo clásico” de manera agradable y eficaz Banks tiene un don melódico genuino La grabación es buena para un criterio musical más amplio.
Durante la última gira de Genesis (2007) al final de muchas entrevistas, a  cada uno de nosotros se le preguntó lo que pensábamos hacer con nuestras carreras en solitario en el futuro. Creo que, por tener que decir algo en lugar de nada, les dije que me gustaría hacer otra obra orquestal. Y aunque no estaba seguro como concretar esa idea en ese entonces, pero yo sabía que en algún momento tenía que hacerlo, como había aprendido de mi primer intento, Seven, sentí que podía acercarme a un nuevo proyecto con más confianza. En ese momento sólo tenía una notas archivadas, pero cuando empecé a componer específicamente para esta grabación, las ideas parecían venir de manera rápida y fluida. Al igual que con Seven, productor Nick Davis me ha dado una valiosa ayuda en todo, pero el resto del personal fue diferente al anterior.
Con Seven un par de secciones fueron arreglos de piezas antiguas que habían sido originalmente creadas en piano, pero esta vez todo fue redactado pensando con el sonido completo de la orquesta. También tuve la idea de que esta vez quería  contar con algunos  instrumentos solistas, como el saxo y el violín, que es lo que llevan uno o dos de los movimientos. El enfoque en los dos solos, sin embargo, era muy diferente. Para el saxofón de Siren, la melodía fue escrita como una parte integral de la composición, pero más tarde fue embellecida en todas las secciones con la base melodías que siempre estaban en mi mente. Con el violín para Blade, toda la obra fue hecha sobre la base de una melodía simple, por cierto esta fue la forma en muchas de las secciones instrumentales de las canciones de Genesis. De hecho, esta es quizás la única pieza de esta suite que habría funcionado igual de bien en el idioma del rock, tal vez llevado por una guitarra. Estos dos movimientos también evolucionaron hacia el máximo provecho a partir de mis demos originales en piano, aunque la idea fue siempre hacer algo más complejo que el simple piano. Afortunadamente con el orquestador Paul Englishby, tuve a alguien que me  pudo ayudar a llevarlos a cabo de manera diferente, pero siendo fieles a la composición original. 

Las otras cuatro piezas lentamente se fueron concretando a partir de una serie de improvisaciones en un período, originalmente interpretados en piano de muestras orquestales. Las versiones finales de estos son más similares a las demos aunque Paul ha trabajado también su magia. Con tantos arreglos a veces tenia que ponerle un alto, para salvar la simplicidad original frente a lo exótico de la complejidad de los arreglos.
La grabación en Praga nos dio la oportunidad para tener tiempo para ensayar con la orquesta, lo que nos permitió eliminar todos los errores en la escritura, lo que nos llevó como dos horas, por lo tanto cuando se grabo Seven. Todo esto nos dio la oportunidad de escuchar dos cosas antes de la grabación y probar alternativas. Con la orquesta de Praga fue muy refrescante para mí ya que no sólo tienen algunos grandes músicos, sino también tienen un genuino entusiasmo por la música.

Ya conocía de toda la vida a Martin Robertson, en saxofón junto con su madre amigos muy cercanos de muchos años, y lo he visto actuar muchas veces junto a Mark-Anthony Turnage, cuando aún estaba en la universidad, con Mark en piano, Martin Mier en clarinete, en diferentes etapas y encarnaciones. Nunca habría pensado que terminaríamos trabajando juntos en el mismo proyecto. Desde entonces se ha convertido en un gran músico, después de haber hecho un montón de trabajo con Mark, así como numerosos otros proyectos, bandas sonoras, etc. Charlie Siem, violín, me fue sugerido como solista posible y escuchar a su forma de tocar me considero afortunado de tener a alguien tan prometedor en este disco. Creo que lo que finalmente me convenció fue ver un video de él tocando algunas de las Variaciones de Paganini en la parte trasera de un taxi negro mientras cruzabamos Londres en una de las sesiones de Black Cab.

Los títulos de los movimientos se refieren a los elementos de una historia universal: seducción, el viaje, el héroe, la búsqueda, la decisión y la meta. Dejo a la escucha para completar los detalles, aunque en realidad es sólo música, una historia sin palabras.

Tony Banks

Tracklist:

1. Siren (8:51) * 
2. Still Waters (6:46) 
3. Blade (10:21) ** 
4. Wild Pilgrimage (8:19) 
5. The Oracle (5:22) 
6. City Of Gold (12:09) 
Total time: 51:46 
Personnel:
The City of Prague Philharmonic Orchestra / cond. by Paul Englishby 
+ Charlie Siem – violin * Martin Robertson – alto saxophone 
** Recorded at Smécky Music Studios, Prague, Czech Republic, from 13th to 17th March, 2011 

El segundo álbum orquestal de este gran tecladista de Génesis. Esta vez, este compositor y pianista grabó su trabajo con la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de Praga.

Un comentario en “Tony Banks (Genesis) – Six Pieces For Orchestra (The City of Prague Philharmonic Orchestra, Paul Englishby) [NAXOS 8.572986] (2012)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s