Joseph Atwill: ¿Quien Realmente escribio el Nuevo Testamento?

El análisis exhaustivo que Joseph Atwill ha llevado a cabo en su celebre estudio Caesars Messiah – The Roman Conspiracy To Invent Jesus, apoya fuertemente la premisa que, en algún momento después de la guerra entre los romanos y los judíos, el cristianismo fue creado por parte de un eminente grupo de ricos intelectuales judíos que trabajaban para los emperadores Flavios. Estos crearon la religión para servir como una barrera teológica para evitar que el judaísmo mesiánico volviera a levantarse en contra del imperio. También el autor de este revelador trabajo, a través de diversas fuentes y relaciones, ha presentado un análisis que demuestra que la historia del ministerio de Jesús en los Evangelios se construyó como una sátira “profética” de la campaña militar de Flavio Tito a través de Judea. Esta sátira utiliza hábilmente paralelos tipológicos para demostrar que Tito era el verdadero “Cristo” que los cristianos, sin saberlo, han estado adorando. Aunque no se ve durante 2.000 años, el camino hacia la comprensión del verdadero significado de los Evangelios es clara. El primer paso es simplemente reconocer que Jesús fue creado como una figura tipológica. Esto se estableció a principios de los Evangelios, en Mateo, donde la vida de Moisés, el primer salvador de Israel, fue utilizada como la base para Jesús, el segundo salvador de Israel.

El uso de paralelos tipológicos para vincular a Jesús con Moisés fue diseñado para crear la impresión de que la literatura judaica siglos antes había “previsto” la venida de Jesús. Sin embargo, el hecho de que los autores de los Evangelios crearan a Jesús como un personaje tipológico, apoya firmemente la tesis de que la vinculación entre Jesús y Tito también fue creada deliberadamente. Supongamos que un criminal es conocido por cometer sus crímenes con un arma muy inusual, como una bola de boliche. Una escena del crimen donde la víctima tiene el cráneo aplastado con un cuenco en la cabeza sugeriría fuertemente al mismo autor. El mismo tipo de pruebas pesa en contra de los autores de los Evangelios. Es implausible que uno de los pocos grupos que utilizaron la tipología como un recurso literario no estuviera también involucrado en el establecimiento tipológico en la creación de la figura literaria de Jesús.
Incluso si Jesús no fuera un personaje tipológico, la relación entre su ministerio y la campaña militar de Tito en Judea sería, en sí misma, prueba que una se basó en la otra. Los paralelos entre el ministerio de Jesús y la campaña Militar de Tito, ambos curiosamente llamados “hijos de Dios” no sólo se limitan ha ocurrir en los mismos lugares, sino además en la misma secuencia. Esta es la prueba más clara de que Tito nos dejó las pruebas para que descubriéramos en los mismos evangelios que él había tenido éxito en sus esfuerzos para hacer que los judíos lo llegarán a llamar “Dios”, y la prueba que nos dejó fue el que se haya convertido en el Cristo que la cristiandad ha adorado durante miles de años.
Para ver la relación entre Jesús y Tito, todo lo que se necesita es comparar el ministerio de Jesús con la guerra entre los romanos y los judíos, relatada por Flavio Josefo. Aunque, extrañamente este punto de vista ha sido pasado por alto por los historiadores, es uno que debe ser estudiado por varias razones. En primer lugar, porque Jesús dijo que todas sus profecías se cumplirían antes que la “generación perversa” de los judíos falleciera. Para los judíos de esta época, una generación tenía una duración de cuarenta años, y de acuerdo a Flavio Josefo la guerra contra los judíos mesiánicos llegó a su fin “milagrosamente” cuarenta años después de la supuesta resurrección de Jesús. Por lo tanto, los Evangelios deben leerse en el contexto de la guerra, literalmente, como la instrucción que Jesús nos dejó. Además, la historia es escrita por los vencedores. Desde que los Flavios fueron los vencedores en la guerra contra el movimiento mesiánico en Judea, todas las historias relacionadas de la época, incluyendo los Evangelios, deben entenderse como obra de los Flavios, o bien aprobadas por su estricto ministerio de censura. Una vez que los Evangelios son vistos desde una perspectiva de un miembro del círculo íntimo flaviano, la relación entre Jesús y Tito se hace evidente.
Los Paralelos
La relación entre Jesús y Tito comienza en el Monte Gerizzim, donde Jesús se hace llamar a sí mismo “agua viva” en el mismo lugar donde más tarde un grupo de judíos rebeldes serían dejados morir de sed durante la guerra. Debido a que Tito no ha recibido el control sobre el ejército cuando se produce esa batalla, según los autores de los evangelios Jesús mismo señala que “su tiempo aún no ha llegado”, en otras palabras, que su ministerio aún no había comenzado a mantener el paralelismo entre su ministerio y la campaña de Tito.
Jesús comienza su ministerio en el Mar de Galilea, donde se reúne con sus discípulos, que él llama “pescadores de hombres.” Tito también tiene el “inicio” de sus campañas en el mismo lugar, donde sus “discípulos” se convierten en “pescadores de hombres” al momento de alancear a un grupo de judíos rebeldes en su intento de nadar para escapar después de que los romanos hundieran sus barcos.

A continuación Jesús se encuentra con un hombre poseído en Gadara que desata una “legión” de demonios que poseen un hato de cerdos que se precipitan violentamente al río Jordán. Tito tiene una experiencia extrañamente paralela en Gadara, donde unos hombres “poseídos” también desatan una legión de “demonios”, esta vez, se trata de un grupo de sicarios que convence a un grupo de jóvenes judíos para luchar contra los romanos, como si los sicarios fueran los poseídos y los jóvenes judíos, un hato de cerdos. El grupo combinado es entonces perseguido por los romanos y empujado “como la más salvajes de las bestias” a un precipicio al río Jordán.

Tras el encuentro de Gadara, el “hijo de María” viaja a Jerusalén, donde informa a sus discípulos que ellos algún día “comerán de su carne.” Esta profecía llega a cumplirse de manera macabra cuando otro “hijo de María”, un niño, es comido por su propia madre durante el terrible sitio de Tito a la ciudad de Jerusalén.
Los Evangelios describen dos asaltos al Monte de los Olivos, uno en la que un hombre desnudo se escapa y otro en el que el mesías es capturado. Estos episodios en el Monte de los Olivos son paralelos a un episodio durante el asedio de Tito a Jerusalén, donde un “mesías desnudo escapa y otro Mesías es capturado por las tropas de Tito.
La escena del asalto al Monte de los Olivos es seguido tanto en los Evangelios como en la campaña de Tito por una descripción de tres hombres crucificados, uno de los cuales milagrosamente sobrevive. En cada versión, un individuo llamado “José de Arimatea” (José Bar Matías) le da asistencia al crucificado al momento de ser bajado de la cruz.
Jesús concluye su ministerio con la profecía de que Pedro será llevado a Roma y martirizado, pero que Juan se salvaría. Paralelamente al final de la campaña de Tito, los líderes rebeldes Simón (Pedro) y Ioan (Juan) son capturados. Simón (Pedro) es llevado a Roma y martirizado, mientras que Juan queda a salvo a cambio de una cadena perpetua.

Cada uno de estos paralelos es bastante inusual como para preguntarnos si fue creado intencionalmente. El hecho de que los paralelos se producen en el mismo orden es demasiado sospechoso, ya que una secuencia de este tipo no podría haber ocurrido accidentalmente Además, Tito era la única persona, aparte de Jesús, que podría haber sido el “Hijo del Hombre” previsto en los Evangelios. Tito fue la única persona en la historia que dio sitio a Jerusalén con un muro y demolió su templo en tres días. El hecho que la campaña de este único individuo sea un paralelo al ministerio de Cristo confirma la tesis de que los dos fueron deliberadamente vinculados, ya que una combinación de las singularidades históricas, no podría haber ocurrido circunstancialmente.

La combinación Daniel-Moisés
El exhaustivo trabajo de Joseph Atwill demuestra que, sin lugar a dudas, Josefo manipulo las fechas de los eventos para crear la impresión de que las profecías de Daniel se cumplieron en el siglo I dC. De este modo, Josefo, accidentalmente o no, siempre de un contexto histórico ficticio establece que Jesús, es el Mesías que Daniel había profetizado.
Los autores de los Evangelios también insertan numerosos paralelismos con la vida de Moisés en la historia de Jesús con el fin de hacer que parezca que él era, al igual que Moisés, el fundador de una nueva religión, divinamente inspirada. Josefo ligada su historia a este tema al establecer el fin de la guerra con los Judíos cuarenta años después de la resurrección de Jesús. Al hacerlo, creó la impresión que las profecías del cristianismo se habían cumplido cuarenta años después, del mismo modo como los judíos vagaron por el de cierto luego de la pascua original. Sólo mediante la conclusión de la guerra en esa fecha, el quince de Nisán, 73 CE, Josefo podría hacer “cumplir” tanto el ciclo de siete años de tribulación imaginado por Daniel y la duración precisa de la guerra y completado la creación de reflejo de la cristiandad de los acontecimientos posteriores a la Pascua original. El doble enlace entre los Evangelios y la Guerra de los judíos demuestra que los paralelos se crearon deliberadamente porque dos autores independientes no podrían haber registrado una combinación de profecías y fechas tan precisas por casualidad.
El rompecabezas de la Tumba Vacía
La reveladora lectura combinada de la guerra de los judíos de Flavio Josefo con los evangelios de Jesús es quizás la prueba más clara del origen del cristianismo Flaviano. Esto se debe a que la historia fue diseñada para ser una manera de probar más allá de toda duda que la creación de los Evangelios como una sátira, y esta sátira fue la verdadera intención de sus autores. Esta prueba también tiene la ventaja de ser, si es incorrecta, tan fácil de refutar. Este trabajo queda abierto a la evaluación y examen de otras disciplinas. Los expertos en probabilidad pueden confirmar o negar las conclusiones de este trabajo y la verdad saldrá a la luz.
Según Joseph Atwill, el propósito de su trabajo no fue una crítica a la fe de los cristianos contemporáneos. Sino presentar sus hallazgos a fin de entregar luz sobre el origen del antisemitismo y la base de estructura moral de las sociedades occidentales.
Es evidente que algunos encontrarán las conclusiones de este devastadoras o controverciales. Al mostrarnos como los símbolos que se pensaron por tanto tiempo basados en el amor cristiano puede en realidad ser imágenes de la conquista romana. Incluso la creencia de que nuestra cultura es judeocristiana puede ser incorrecta, ya que en realidad puede ser completamente influenciada por la filosofía y religión Romana.
También es difícil aceptar que tantos estudiosos hayan ignorado las evidencias dejadas por los creadores de la cristiandad para informarnos del verdadero origen de la religión. Si bien muchos de los puzzles son difíciles de ver y resolver, es simplemente increíble que nadie se ha dado cuenta hasta ahora como la campaña de Tito tenía un esquema conceptual paralelo a el ministerio de Jesús. Esto no es una cosa tan difícil de ver y debería haber sido descubierta hace siglos.
Aunque el cristianismo puede haber comenzado como una broma cruel, se ha convertido en la base de gran parte del progreso moral de la humanidad. Joseph Atwill presenta su trabajo con gran ambivalencia, pero la verdad es un todo, y ninguna parte debe quedar oculta. Durante la agitación que está a punto de descender, todos debemos recordar las palabras de Jesús: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.”

Fuentes: http://caesarsmessiah.com/blog/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s