Lo nuevo de Yes: Like it is (Live at the Bristol Hippodrome 2014)

Probablemente el ultimo gran registro comercial de la banda había sido Songs From Tsongas – The 35th Anniversary Concert para la gira del 35 Aniversario, con la ultima encarnación clásica de la banda. Diez años después, ya sin Jon Anderson ni Rick Wakeman, la banda tenía un enorme desafío y era presentar un registro comercial que le hiciera justicia a sus clásicos albumes de los setenta, con dos reemplazos un tanto polémicos, por un lado el cantante de Glass Hammer Jon Davison y el tecladista de Asía Geoff Downes. No obstante mis bajas expectativas al oír muchos de los bootlegs y una de sus presentaciones en streaming por youtube, debo admitir que quede gratamente sorprendido por la profesionalidad de los músicos de entregarnos un espectáculo profesional a la vez que notable.

Debo reconocer el esfuerzo por Jon Davison por tratar de trasportarnos al espíritu original de canciones que dado el enorme desafío de llenar el lugar de la inigualable voz de Jon Anderson en el registro en estudio de hace más de cuarenta años, logra pasar la prueba con sobriedad y elegancia, la suficiente como para que no queramos salir corriendo a mitad del show (lo cual nos ha pasado), por el contrario, nos quedamos hasta el final! Ya el hecho de no verlo haciendo tanto bailecito ridículo sobre el escenario y poner énfasis más en la expresividad tanto de la voz como en su gesticulación, nos habla de lo mucho que ha progresado desde sus primeros show con la banda. Se nota un esfuerzo consciente por llenar con dignidad el lugar que se le ha confiado, y lo difícil que es para una voz masculina interpretar el repertorio de Yes sin sonar ridículo, ha logrado alcanzar cierto equilibrio entre dar con el tono a la vez que entregarle algo propio sin parecer un imitador de Anderson.
Ahora, una vez sorteado el hecho de tener un nuevo cantante, podemos concentrarnos en el notable virtuosismo de Steve Howe, cuyo talento pese a los años, no tiene merma. Quizás ya no es posible verlo dando saltitos y sus acostumbrada patadas karatecas sobre el escenario, ni sus extensos solos psicodélicos como en de Yessongs o Asia in Asia, siendo su performance bastante apegada a lo que es la sobriedad del registro original, lo cual tampoco deja de ser meritorio y en si justifica que Yes siga en gira pese a estar bordeando los 67 años.
Otro viejo que aun tiene cuerda para rato es Chris Squire, quien se ve durante las casi dos horas del show disfrutar a rabiar en lo que mejor sabe hacer en la vida, y es hacer felices a los fans con su rickenbacker, con estilo a la vez que virtuosismo.
El lado flaco muy a mi pesar sigue siendo Downes pese a que de pronto se le escapan algunas notas, sin embargo, no se limita tan sólo a llenar las partes de teclado, entregándonos de pronto algunos sabores y colores un poco distintos, sin exagerar. Y evidentemente Alan White que se ve muy viejo, incomodo y cansado, no obstante pese a no tener la energía ni la fuerza de otrora, cumple su lugar con mucho profesionalismo.
La parte más destacada del show probablemente fue close to the edge, y la más débil I’ve seen All Good People, en donde el publico no sabia si parase y aplaudir o seguir sentados en sus asientos, y eso debido a la falta de carisma festivo de Jon Davison y la falta de energía del los otros músicos, lejos de aquellos tiempos en que era le tema donde todo el publico se volvía una fiesta, ahora pasa sobriamente sin pena ni gloría en un aire un tanto más circunspecto.

Setlist:

1. Going for the One (6:16)
2. Turn of the Century (8:38)
3. Parallels (6:23)
4. Wonderous Stories (4:38)
5. Awaken (17:24)
6. Yours Is No Disgrace (10:37)
7. Clap (3:48)
8. Starship Trooper (11:15)
9. Starship Trooper (7:29)
10. A Venture (5:09)
11. Perpetual Change (10:29)
Personnel:

Jon Davison – lead vocals, acoustic guitar
Steve Howe – electric and acoustic guitars, backing vocals
Chris Squire – bass, backing vocals
Geoff Downes – keyboards
Alan White – drums

Recorded 11 May 2014 at the Bristol Hippodrome, Bristol, UK


Descargar:

9 comentarios en “Lo nuevo de Yes: Like it is (Live at the Bristol Hippodrome 2014)

  1. que bueno que ya volviste amigo Leonardo, no podían faltar tus buenas reseñas, aunque sé que tu fuerte son los ensayos y artisculos periodisticos, se agradece todo el bagaje cultural que compartes.
    saludos cordiales!

    Me gusta

  2. Veo que te pegan unos tremendos sablazos en el foro los censores. Pero tú sigues ahí, heróicamente al pie del cañon. Me alegro por ello.

    Respecto al disco de Yes, me parece un poco impropio que saquen ahora un directo con canciones de solo dos discos (Yes Album y Going for the One). Parece como si editaran por editar. Pero si dices que es tan bueno, igual hasta me lo compro. Por lo que comentas diría que el original puede encontrarse en DVD vídeo. ¿Es así?

    Pasando a otro tema: a ver si puedes reconstruir la parte de tu blog referida a Genesis. Últimamente me estoy volviendo a interesar por ellos. Incluso por la etapa en la que estrenaron a ese cantante jovenzuelo. Cuando sacaron el disco en estudio con él, no me gustó nada, pero nada. Si bien, luego he visto que en directo aportaba mucho, y el nuevo batería cumplía también bien.

    Gracias por estar ahí, y ánimo.

    Me gusta

  3. Al final me compré el doble CD que incorpora DVD, lo he hecho por sus portadas de Roger Dean y porque el CD, a punto de extinguirse, dentro de poco será objeto de culto (como ya lo es el vinilo, y como muy bien tú ya has explicado). Considero que los discos de Yes hay que tenerlos originales. Yes es arte con mayúsculas,

    Comentando el concierto: parece como si Steve Howe cada día tocara mejor, y ya es mucho decir a estas alturas si tenemos en cuenta que con 20 años ya era un supervirtuoso de la guitarra y hoy está indiscutiblemente en la tercera edad.

    Por otro lado, me ha sorprendido mucho la vitalidad que desprende Chris Squire. Es como si todas las cervezas que se ha bebido a lo largo de su vida en los escenarios (y son muchas) solo le hubieran pasado factura dándole barriga. El optimismo que desprende en el concierto se te contagia rápidamente. A parte, sigue tocando el bajo como nadie, y aun me impacta verlo en Awaken con su impresionante triple bajo eléctrico. Alan White sigue dándole a la batería de maravilla, pero ciertamente aquí, en este concierto, se le nota un poco cansado.

    Tienes mucha razón en que la interpretación que hace en este concierto Jon Davison es muy buena. También Downes parece que ha logrado quitarse buena parte del entumecimiento que, desde mi punto de vista, incomprensiblemente estaba padeciendo estos últimos años.

    Ciertamente, ni Davison tiene la categoría artística de Anderson no Downes es tan virtuoso como Wakeman. Pero, uno y otro consiguen aquí que echemos poco de menos tanto a Aderson como a Wakeman, lo cual es difícil (especialmente para un fan de esos gigantes, como lo soy yo).

    El secreto de la buena interpretación de Jon Davison creo que está en que aquí es él mismo. Ya no interpreta un personaje inventado. Su espíritu de hippie anacrónico para su edad (haciendo la V con los dedos, signo de la paz hippy durante la guerra de Vietnam) y esa tortícolis crónica suya que ya no intenta disimular, y que seguramente ha adquirido a base de recibir golpes inmisericordes de esta sociedad actual que machaca sin piedad cualquier signo de blandura (y hoy cualquier espíritu tierno de paz y amor manifestado públicamente es interpretado en general como signo de debilidad), son y serán su intransferible sello personal.

    Davison está ahí, con sus contracciones musculares. Está ahí con cara de decepcionarse continuamente con el mundo actual, obligado a estar en otro mudo que no es este y habiendo perdido la capacidad de sonreír (cosa que hace muy poco, si os fijáis). Pero, también con aspecto de no rendirse en el empeño, casi imposible, de lograr encontrar algún día en la realidad la paz y el amor universales. Sí, así percibo yo al actual Jon Davison. Alguien que por fin ha logrado venderme la moto, y cuya imagen quizá algún día sea premiada con el carisma del público en general. Eso lo dirá el tiempo.

    Me gusta

  4. Sigue sin convencerme este Jon Davison, de hecho escuché Heaven & Earth y a la segunda escucha lo borré de mi computadora, cosa que no me había pasado con Fly From Here que salí corriendo a comprarlo, quizás por entenderlo como una continuación de Drama.
    De todos modos y a esta altura creo que Yes sin Anderson no merece llamarse YES

    Me gusta

  5. Una vez más, gracias por el gran aporte. Coincido con Leonardinsky, a Yes le falta mucho en los teclados, Downs llega a cumplir, pero le falta la fuerza de otros tecladistas. Estaría mejor Koroshev.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s