Rick Wakeman – The Six Wives of Henry VIII – Live at Hampton Court Palace (2009)

 

En la primavera del 2009, en conmemoración del Quinto Centenario de la Asención al Trono de Enrique VIII, Rick Wakeman cumplió finalmente su sueño de realizar su famoso álbum Las seis esposas de Enrique VIII en el historico Castillo de Hampton Court Palace, tal como lo concibiera por primera vez hace 37 años. Además de ser la primera vez en que éste álbum fue interpretado en su totalidad, junto a Rick estuvieron la English Rock Ensemble, el prestigioso coro de The English Chamber Choir, y la celebre Europe Orchestra dirigida por el reconocido Guy Protheroe. Además como anfitrión estuvo el conocido actor británico Brian Blessed. El espectáculo en este maravilloso entorno, contó con una soberbia iluminación y una notable puesta en escena. Con el plus de contar con dos temas que por razones de espacio nunca fueron incluidos en el álbum.

Todo comenzó en una gira con Yes en 1971. Estuvimos encerrados en el estudio con la banda todo el mes de agosto de ese mismo año ya que habíamos grabado el álbum Fragile, que había sido lanzado en el Reino Unido con un éxito considerable. Ahora estaba listo para ser lanzado en Estados Unidos, donde estábamos de gira, como banda telonera. En el boleto podías vernos bajo en tercer o cuarto lugar después de J. Giles y Ten Years After, lo que significaba que debíamos tocar solo por 30 minutos hasta que se llenara el estadio para estas otras bandas principales..

Gracias a la radio y el apoyo de Ahmet Ertigen de Atlantic Records, Fragile comenzó a despegar en Estados Unidos y Roundabout, fue editado como single y saltó al número tres en los charts de EE.UU. Esto presentó numerosos problemas para los promotores y agentes que nos habían reservado con antelación. Como no eramos la banda que la gente venía a ver, así que a partir de ahí empezamos a subir en las listas de los anuncios e incluso llegamos a encabezar un afiche en algunos teatros pequeños al final de la gira.

Cuando llegamos a Los Ángeles, mi jefe en ese momento era Brian “Deal a Day” Lane, y me dijo que Jerry Moss, el presidente de A&M Records quería verme. No tenía ni idea de por qué. Resultó que cuando estaba con Strawbs, no firmamos sólo para A&M Records como una banda, sino también como artistas independientes dando a A&M Records el poder de hacer álbumes en solitario con cada uno de nosotros por separado, si así lo deseaban.

Me llevaron a las oficinas de A&M, que fue el antiguo estudio de las películas de Charlie Chaplin. Lo cual fue fantástico. Me mostraron todo el set y luego me llevaron a la oficina de Jerry Moss, donde dijeron que les gustaría un álbum en solitario mío y cómo me sentía acerca de esa idea.

Admití estar total y absolutamente encantado!

“No hay prisa”, me dijo. Sabemos que estas ocupado con Yes, por lo que sólo habría que establecer cuando se podría concretar”.
El acuerdo fue el mismo que el hecho con Strawbs y A&M, que fue de $12.500 lo que equivale a alrededor de £ 4.000 en ese momento.
“Nos gustaría darle un pequeño regalo para darle la bienvenida a la etiqueta”, concluyó Jerry. “¿Quieres un estudio con sistemas estéreos o algo así?”
“¿Cuánto le están pensando pagar?” preguntó Brian Lane con el usual estilo de los managers.
“Hasta $ 1.000”

En el camino a los estudios de A&M que habíamos pasado un lote de autos usados en Sunset Boulevard, y que vendían algunos coches en bastante lamentables condiciones. Entre estos coches había una hermosa limusina Cadillac 1957. De color negro, (con los parachoques oxidados), larga y muy vistosa. Pedían unos 750 dólares por ella.

“Si no es molestia, me gustaría el Cadillac que esta a la venta cerca de la Casa de Hyatt en Sunset Strip.  
Son unos 795 dólares”.

Jerry Moss tomó el teléfono y pidió que alguien fuera y revisara el auto.

“¿Estas seguro?” -dijo-. 
“Si quieres podrías tener un verdadero estudio de alta fidelidad ya sabes…”,
“Bueno, esta bien, mándelo a reparar y envíenlo a Inglaterra listo para Rick!”.

El informe sobre el coche no era tan desfavorable en los hechos. Llegó a Inglaterra en enero de 1972. Así que ahora tenía un contrato de grabación, un Cadillac de 1957, además de estar con una de las bandas de más rápido crecimiento en el mundo, no podía estar más feliz!

Pero Brian Lane me trajo de vuelta a la tierra cuando unos días más tarde llegó y me dijo:

“¿Ya tienes la música para el álbum, y cómo se va a llamar? “

Me di cuenta muy rápidamente que la euforia inicial tenía ahora que ser sustituida con la realidad. También me di cuenta que era una maravillosa oportunidad y no debía desperdiciarla.

Pero necesitaba un concepto, y yo no tenía uno en mi lista. Todos los días en la gira con Yes me atormentaba por no poder dar con un concepto musical claro, y cada día las ideas que nacían en la mañana eran asesinadas en la noche. Admito que en un momento estaba empezando a temer que no me vendría ninguna idea.

Entonces un día de noviembre de 1971. que volábamos desde el aeropuerto de Richmond en los Estados Unidos a algún lugar, (no me acuerdo), mi vida musical cambió, todo gracias a un libro en el quiosco.

El Aeropuerto de Richmond era pequeño en ese momento. Había una cantidad limitada de libros a la venta y yo tenía la necesidad de un nuevo libro para leer durante el viaje. Hay que recordar en ese momento no habían  walkmans, ni mp4s, ni i-pods o reproductores de DVD y por eso lo único era leer en el viaje. Así conseguíamos leer una docena de libros en una gira que abarcaban una multitud de temas.

En esta ocasión la elección que se ofrecía en el aeropuerto era muy limitada. Recuerdo que siendo en su mayoría libros de “auto-ayuda”, que fueron muy populares en Estados Unidos en ese momento, y algunas novelas “rozas”. Al girar el carrusel de la exasperación, un libro de pronto se destacó entre las tonterías. Se trataba de las seis esposas de Enrique VIII. Lo compré, aborde el avión y comenzó la película en mi cabeza a través de las páginas. Empecé a leer sobre Ana Bolena y al mismo tiempo un tema que yo había escrito unos meses antes comenzó a sonar en mi cabeza. Cuanto más leía sobre Ana Bolena, el tema se mantenía “tocando”. Al hojear algunas páginas más encontré referencias a Catalina de Aragón. Al leer acerca de ella, apareció una nueva melodía en mi cabeza para acompañar lo que estaba leyendo.

Recuerdo muy claramente concentrarme completamente en el libro y saber que este era el concepto que andaba buscando. Tomé el libro de nuevo y volví a la página que había encontrado en Ana Bolena. Una vez más el tema volvió. Yo sabía que había encontrado mi concepto, tan extraño como pudiera parecer en el mundo musical del rock and roll!

En el transcurso de las próximas semanas me compré todos los libros que pude poner en mis manos relacionados con la vida de Enrique VIII. Visite los lugares históricos y los hogares relacionados con sus esposas y me convertí en un asiduo visitante del Hampton Court, el cual he visitado muchas veces desde entonces.

Nunca hubo la intención de tratar de reflejar el transcurso de sus vida sen un musical, sino simplemente crear seis piezas de arte moderno, inspirado en sus vidas. Para esto había utilizado los temas e ideas que vinieron a mi mente al leer sobre ese increíble período de la historia y todo lo demás se descartó.

La grabación comenzó en diciembre de 1971 y se completó en septiembre de 1972. Básicamente, entre en el estudio durante los descansos en el horario de Yes y la gira me dio tiempo de sobra para hacer un montón de lectura.

La primera sesión fue en los estudios Trident en Londres, donde me conocían bien y que era donde yo había tocado en cientos de sesiones, incluido The Rare Space de David Bowie y el álbum Hunky Dory.

Los músicos que me acompañaron fueron Steve Howe, Bill Bruford y Chris Squire. Lo cual hizo una sección rítmica nada de mal!

Se registraron dos pistas de nuevo. Catalina de Aragón y uno basado en Farandole de Bizet.
Debido a problemas enormes a la vez con las cintas que desaparecieron del estudios en Londres y que aparecieron en unos cuantos bootlegs semanas más tarde.

A partir de ahí era costumbre de escribir los nombres cambiados tanto del artista como de los títulos de las pistas de la cinta para disuadir a los ladrones, por lo que Catalina de Aragón fue titulada “Handle with Care”, un juego de palabras del álbum Fragile de Yes, y la pusieron bajo el nombre de Edmundo Ross y su orquesta!

He utilizado algunos músicos fabulosos a lo largo de las sesiones de grabación y algunos ingenieros muy buenos también. Traté de escoger los músicos que pensé que podían aportar algo a cada pieza en particular, también nunca toqué a nadie las pistas antes de entrar al estudio ya que quería sus reacciones viscerales y no ideas preparadas.

Una cosa extraña sucedió durante la grabación de Ana Bolena. Habíamos terminado de grabar la pieza en Morgan Studios con todas las pistas y todo el mundo parecía muy contento con el resultado, excepto yo. Al final. simplemente no sentía resuelto lo que debía hacer. Volví a casa con la música en mi cabeza. Me fui a la cama y me quedé dormido con esa música!

Medio dormido, estaba soñando con los últimos momentos de Ana. Era un tipo de sueño muy surrealista. Ella tenía la cabeza en el yugo, el verdugo leyó una escritura y una gran multitud en silencio expectante murmuraba el himno “El día del Señor ha terminado”, y yo los acompañaba en el piano!

En la mañana me dirigí a Morgan Studios y le dije a Pablo el ingeniero-, sólo tengo que terminar lo de Ana Bolena”. Me Dijo “pero si ya esta terminado” y le le dije “Nop, no lo está!”. Entré en el estudio y me senté al piano y agregé el himno al final de la pieza.

Cuando entré en la sala de control para escuchar y finalmente pude “respirar” cuando lo escuché y supe que tenía mi final.

Musicalmente el himno fue agregado en vivo muchos años después, por supuesto, y nunca ha tenido ninguna conexión  con los Tudor, pero para mí la pieza no estaba completa para mi, sino hasta que lo tocaba el himno final. Lamentablemente no estaba destinado para ser una pieza en el álbum, como el mismo Enrique, debido a que había alcanzado el máximo de tiempo que podría tener un disco de vinilo, Lamentablemente Enrique tuvo que ser descartado! Esta pieza iba a ser llamada “Defensor de la Fe” y sería finalmente realizado y registrada en estos dos conciertos en el Hampton Court Palace el 2009.

Con el álbum finalmente completado, lo llevé a las oficinas de A&M Records en Londres para tocarlo frente a los grandes jefes. El vicepresidente de la Casa en Estados Unidos había volado también para la ocasión.

Comencé explicando que las esposas no estaban en orden cronológico en el registro, simplemente porque los tiempos había que ordenarlos para que no terminará con un lado mucho más largo que el otro.

Golpeó el botón de inicio en la grabadora de la cinta reel-to-reel y comenzó a tocar en el equipo principal.

Fue un silencio total.

Cambié el carrete y comenzó la segunda cara a sonar y abrieron el gabinete de cócteles para importantes ejecutivos. El lado dos duró unos 18 minutos, el mismo tiempo que la botella de Whisky MD.

Al final de la reproducción había algunos murmullos y luego el vicepresidente de A&M América dijó.

“Esta quedando muy bien Rick y esperamos con interés cuando puedas agregar las canciones”.
“No, no hay canciones”, le dije. “Este es álbum terminado, es un álbum conceptual instrumental de teclado”.

Molesto afirmo 
“Esto es invendible!”, 
“Me han prometido vender doce mil copias!” 
“Creo que vamos a tener suerte si logramos cubrir los gastos!”, 

luego de eso, todos se retiraron en silencio. Afortunadamente, el público pensaba diferente y un año más tarde estaba en el Festival Midem donde fui premiado con disco de platino por ventas superiores a dos millones de dólares. (Se llegaron a vender quince millones de copias en todo el mundo).

Llegué a la premiación y tuve que sonreír cuando vi que era el vicepresidente mismo que había dicho unos meses antes que apenas se lograría recuperar la inversión, el que me entregaba el galardón.

Rick Wakeman

Setlist:

1. Intro to Henry’s Fanfare (2:00)
2. Henry’s Fanfare (6:33)
3. Intro to Kathryn Howard (2:50)
4. Kathryn Howard (12:15)
5. Intro to Jane Seymour (2:48)
6. Jane Seymour (7:48)
7. Into to Defender Of The Faith (1:47)
8. Defender Of The Faith (10:22)
9. Intro to Katherine Parr (2:39)
10. Katherine Parr (12:01)
11. Intro to Anne Of Cleves (2:23)
12. Anne Of Cleves (8:35)
13. Intro to Anne Boleyn (3:11)
14. Anne Boleyn (11:25)
15. Intro to Tudorock (3:08)
16. Tudorock (7:21)

Personnel:

– Rick Wakeman / keyboards
– Adam Wakeman / Keyboards
– Tony Fernandez / Drums and Percussion
– Jonathan Noyce / Bass and Bass pedals
– Dave Colquhoun / Electric Guitar
– Peter Rinaldi / Acoustic Guitars
– Ray Cooper / Percussion

Aditional Personnel:

+ The English Chamber Choir
+ Orchestra Europa conducted by Guy Protheroe
+ Brian Blessed / Narrator.

Descargar:

Audio mp3 320@kbps.

4 comentarios en “Rick Wakeman – The Six Wives of Henry VIII – Live at Hampton Court Palace (2009)

  1. En el vídeo Rick cuenta muchas cosas de todo esto. No sé, Leonardo, si lo has transcrito de ahí. En todo caso, ha sido muy interesante refrescar estos hechos con la lectura del texto. Algunas cosas no las conocía (o no las recordaba).

    En el vídeo se ve a Rick contentísimo. Parece decir: “después de este magnífico evento ya puedo morir tranquilo”. Vaya superespectáculo se marca con el órgano de iglesia. En fin: todo perfecto y grandioso como nos gusta a los fans de Rick Wakeman. ¡Y espero que se anime a venir a España y deleitarnos con su música! “¡Mr Rick Wakeman on Keyboards!”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s