Tony Attwood: La honestidad brutal en el Síndrome de Asperger.

Me he dado cuenta que los niños pequeños con Síndrome de Asperger a menudo son demasiado honestos. Cuando algún padre pregunta si han cometido un acto que ellos saben que no está permitido, es probable que admitan fácilmente que lo hicieron. A diferencia de otros niños sólo mienten en algunas ocasiones cuando el adulto no sabe quien lo hizo y para evitar las consecuencias.

Otra característica asociada con el Síndrome de Asperger es no entender el sentido de “las mentiras blancas”, haciendo comentarios, si bien correctos, pero que ofenden a los demás. Por ejemplo, el niño con Síndrome de Asperger puede notar que una mujer en la fila en la caja del supermercado es obesa, y declara, en su habitual tono de voz y volumen que… la señora es GORDA y necesita ponerse a dieta. Según la percepción del niño ella debería estar agradecida por su observación y su asesoría; pero la probabilidad que su madre será avergonzada y la mujer ofendida por ese comentario grosero no es parte del proceso de pensamiento del niño. Otros niños normalmente guardan silencio, basados en la comprensión en los sentimientos de la otra persona. Los niños y adultos con Síndrome de Asperger parecen tener una mayor lealtad a la honestidad y la verdad que a los sentimientos u opiniones de los demás.

Otro ejemplo puede ocurrir en la escuela. Por ejemplo, mientras el profesor está distraído, un niño puede cometer un acto de desobediencia. Cuando el profesor se da cuenta, pedirá que confiesen. Los otros niños que saben de quién se trata, pero no lo van a decir, ya que su lealtad es para con el grupo, como los australianos dirían, “jamás delates a tus compañeros”. Sin embargo, para el niño con Síndrome de Asperger, la lealtad es con la verdad y no con el grupo social. El profesor hizo una pregunta y él proporcionará rápidamente la respuesta, pero entonces se verá confundido por la molestia de los otros niños, en solidaridad complice con el culpable. En lo que se refiere al niño, ha dado la respuesta lógica, correcta a la pregunta del profesor.
La capacidad de comprender el valor de un engaño es tardío en el desarrollo y generalmente en la adolescencia. Esto puede causar confusión a los padres y maestros, y sólo lo hacen torpemente para encubrir sus propios errores. Sin embargo, ese tipo de engaño puede ser muy inmaduro e identificado muy fácilmente por un adulto.
Cuando la mentira se está convirtiendo en un problema para los amigos de la persona con Síndrome de Asperger y su familia, se buscarán explicaciones. En primer lugar, debido a sus pobres capacidades de empatía o entender los sentimientos de los demás, la persona con Síndrome de Asperger puede que no se de cuenta que la otra persona sea más ofendida por la mentira que por cualquier delito menor aparente. En segundo lugar, él o ella puede considerar que una mentira puede ser una forma de evitar las consecuencias, o una solución rápida a un problema social. Lo que la persona podría no reconocer es que la mentira puede ser también una forma de mantener la autoestima si él o ella tiene una imagen de sí mismo arrogante, por lo que el cometer errores es impensable.
Los adultos con Síndrome de Asperger pueden ser reconocidos por ser honestos, por tener un fuerte sentido de la justicia social y el respetar las reglas. Creen firmemente en los principios morales y éticos. Estas son cualidades admirables en la vida, pero pueden causar problemas considerables cuando el empleador o la sociedad de esta persona no comparte los mismos ideales. Sospecho que muchos de los que denuncian los vicios y malas prácticas de las Corporaciones tienen el Síndrome de Asperger. Ciertamente, he conocido a varios que han aplicado rigurosamente el código de conducta de un departamento gubernamental, organización o empresa, e informaron sobre los vicios y la corrupción dentro de estos. Posteriormente, ellos se han decepcionado que la organización, los gerentes, lideres y colegas no los hayan apoyado y esto puede llevar a la desilusión y depresión.
The Complete Guide to Asperger’s Syndrome
Tony Attwood
(págs 157-159)

Nick Dubin: La ansiedad y el empleo en personas con Síndrome de Asperger.

La perspectiva de un empleo es desalentadora para muchas personas con Síndrome de Asperger. Sin embargo, la preocupación por tener un trabajo es muy real. Aunque muchas personas con Síndrome de Asperger son personas muy inteligentes, creativas e innovadoras, no obstante, enfrentamos a un verdadero reto en el lugar de trabajo. Si bien no es raro que alguien con Asperger le vaya muy bien en la universidad, esa misma persona no va hacerlo tan bien cuando se trata del rendimiento en el trabajo. Aprendí esta lección de la manera difícil, pero también estoy convencido que con las estrategias adecuadas, muchos de nosotros podemos tener éxito en el mundo laboral. En este capítulo, voy a hablar de la ansiedad que las personas con Síndrome de Asperger pueden enfrentar. Debido a que existen buenos libros de instrucción con respecto a estrategias para encontrar y mantener un empleo para la población Asperger, limitaré mis preocupaciones a los problemas de empleo que involucran la ansiedad.

Mis conversaciones con personas con autismo han revelado que hay dos tipos diferentes de ansiedad que experimentamos en relación con el empleo. Están las preocupaciones a las que me refiero como “las preocupaciones existenciales de empleo” y “las preocupaciones prácticas de empleo”, ambas con sus propias distinciones. Vamos a profundizar en estas dos categorías:

Preocupaciones existenciales de empleo

Al hablar con las personas que tienen el Síndrome de Asperger, la investigación que he hecho como estudiante de doctorado en psicología, así como mis propias experiencias personales de trabajo, me han convencido que la mayoría de nosotros sufrimos de ansiedad existencial cuando nos enfrentamos a la perspectiva de trabajo. El trabajo representa un compromiso de nuestra individualidad. Dado que la mayoría de nosotros con Asperger somos orgullosos de nuestra individualidad y la vemos como una parte importante de nuestra autoestima, los puestos de trabajo de 9 a 5 tienden a opacar nuestra identidad. Mire a su alrededor en el mundo empresarial del siglo XXI. Verás uniformes, códigos de conducta y el guión integrado de servicio al cliente. La Desechabilidad es tan rampante como siempre. El mensaje que muchos de nosotros recibimos como empleados potenciales en el entorno corporativo es si no encajas (como un engranaje de una máquina bien engrasada), puedes ser reemplazado fácilmente. Este miedo que tenemos de perder nuestro sentido de identidad es legítimo y real. No es una distorsión cognitiva. El Conformismo cosecha recompensas mientras que La Individualidad, muchas veces, sólo recoge sobres de despido.

Otra parte de la ansiedad existencial es la cantidad de tiempo que un empleo exige. La mayoría de las personas que trabajan a tiempo completo se espera que cumplan una semana de 40 horas. Aunque hay muchas personas que trabajan más horas o incluso llevan a cabo dos trabajos, desde el punto de vista de un Asperger, el tiempo limitado del trabajo no nos da tiempo suficiente para recargar las pilas. Muchos de nosotros somos obligados a tratar de representar papeles no auténticos en el trabajo, temiendo que estos roles consumirán nuestra verdadera identidad. Después de un tiempo, empezamos a perder el contacto con lo que realmente somos, porque nos hemos acostumbrado a nuestro papel de trabajo. Es casi como si no supiéramos si estamos representando nuestros roles de trabajo o si estamos siendo nosotros mismos. En otras palabras, nos transformamos en nuestro rol laboral más allá de las horas de trabajo, porque el cambio de personaje nos toma demasiada energía. Para aquellos individuos con Asperger que están casados y tienen hijos, esto se convierte en un problema aún más complicado.

Tanto para “Aspies” como para neurotípicos esto es un fenómeno real. Según Paul Stiles (2006), autor de “El Sueño Americano Puede Matarte”, los estadounidenses añadieron cinco semanas más de su tiempo de trabajo entre 1973 y 2000. Stiles también toma nota de la frase “La Pobreza de Tiempo” se ha puesto de moda, lo que significa que la gente tiene menos tiempo libre que nunca. Además, Stiles señala como nuestra sociedad se ha vuelto mucho más competitiva en las últimas décadas, tanto en los negocios como socialmente (esto alude a “las preocupaciones de prácticas de empleo”, que vamos a discutir en breve).

Sufro de preocupaciones existenciales. La idea de tener que representar un cierto rol en el lugar de trabajo durante ocho horas al día es absolutamente aterrador. Si este es también el caso para usted, vamos a a analizar si estamos totalmente indefensos, o si podemos hacer algo al menos para mitigar nuestra preocupación.

Cuando se trata de romper el ciclo de trabajo de 9 de la mañana a 5 de la tarde y encontrar nuestro propio lugar en una carrera satisfactoria, tenemos una ventaja competitiva sobre los neurotípicos, y esta es la de nuestros intereses restringidos. He visto repetidamente casos en que personas dentro del espectro han tomado sus intereses especiales de la infancia y han trasladado estos intereses como oportunidades de carrera como adultos. Gail Hawkins, un asesor de empleo (2004), quien ha ayudado a muchas personas con Asperger a encontrar empleo, corrobora esta observación. En el mundo del autismo hay muchos ejemplos bien conocidos en los que los intereses restringidos de la infancia se convierten en la profesión de un adulto exitoso y competitivo. Por ejemplo, un hombre con Asperger tenía una fascinación con los mapas desde la infancia. Hoy trabaja como comisario de carretera y es muy feliz de hacerlo.

Temple Grandin, una reconocida autista, se ha convertido en una renombrada experta en el tratamiento humanitario de los animales. Ha diseñado las instalaciones en las que la mitad del ganado se manejan en los Estados Unidos, Ha dado consultoría a empresas como Burger King, McDonalds, Swift y otros. Ha escrito libros de gran éxito y ha sido invitada a dar conferencias en universidades de todo el mundo. Su experiencia surgió a partir de un temprano interés en el manejo del ganado.

Siempre he tenido un interés en los programas de radio y en hablar en público. Mi título universitario es en Comunicaciones, y yo esperaba convertirme en una personalidad de la radio. Aunque decidí tomar un camino diferente, he tenido la oportunidad de hablar en público, dando voz a mis temas de interés. Como resultado de mis actividades actuales, soy capaz de intercalar individualidad en mi trabajo. Trabajo en una empresa de 9 a 5 y el recibir órdenes de otros todo el día no tiene atractivo para mí. Es importante que cada uno de nosotros busqué activamente un trabajo que se adapte a sus necesidades individuales, independientemente de cuan cualificados estemos para el trabajo.

Michael John Carley (2008) habla de lo que él cree que son los dos mejores trabajos para personas con Síndrome de Asperger, una de las cuales es la carrera Militar. Creo que sería insoportable para mí. Paradojicamente, a pesar de que muchas personas con Asperger odian renunciar a su individualidad, las fuerzas armadas tienen sentido para muchos de nosotros. Según Carley, la estructura inherente de los militares hace el trabajo tolerable para muchos de nosotros. Carley también recomienda la enseñanza en el nivel universitario, citando la naturaleza relativamente no estructurada de la educación superior. Este tipo de empleo sería mucho más coherente con mis necesidades individuales. La enseñanza carece de la estructura más rígida de los militares y permite que una persona conserve más de un sentido de sí mismo.

Carley ve el trabajo de oficina y negocios de 9 a 5 como el escenario más difícil en el cual trabajar para las personas con Síndrome de Asperger. El entorno competitivo y rápido hace que las personas con asperger se sientan como máquinas en lugar de seres humanos. La ansiedad por responder de cierta manera a su jefe de oficina por los próximos 40 años es una preocupación muy normal y real para muchas personas con síndrome de Asperger.

Los empleos no convencionales parecen funcionar para muchos de nosotros dentro del espectro. ¿Alguna vez has oído hablar de la “clase creativa”? Richard Florida (2003) define la clase creativa como el grupo cuyo valor va a crear nuevas ideas, nuevos contenidos y nuevas tecnologías. La clase creativa está compuesta de científicos, profesores, escritores, artistas e ingenieros. Muchos de los hombres y las mujeres en estas profesiones y empleos valoran mucho su individualidad. No funcionan como engranajes de una máquina. Más bien, este grupo le gusta inventar, diseñar y construir la propia máquina. ¿Suena esto como usted? De acuerdo Florida (2003), la clase creativa constituye alrededor del 30 por ciento de la fuerza laboral estadounidense, lo cual es una buena noticia para las personas con Asperger. Me atrevería a decir que la población con Asperger está muy bien representada en la clase creativa.

Sin embargo, al llegar al lugar en el que puede llegar a ser un miembro activo de la clase creativa y un ser humano autónomo, completamente actualizado, tiene que hacer frente a algunas de las preocupaciones prácticas laborales asociadas con el lugar de trabajo.

Preocupaciones de empleo Prácticas

Por desgracia, la forma en que una carrera profesional funciona es empezar desde abajo. Por supuesto que hay excepciones. A menudo se oye acerca de los graduados de secundaria o desertores de la universidad haciendo una fortuna en una nueva aventura empresarial. Tal vez el hijo de un exitoso empresario tenga un rápido ascenso en el mundo de los negocios. Para la mayoría que no nos encontramos en esas circunstancias para ser parte de la clase creativa, tenemos que empezar en el mundo de 9 a 5, desde abajo y con el tiempo ir ganando nuestro lugar como personas creativamente valoradas. ¿Cómo se puede lograr este objetivo?

En primer lugar, aceptar tener que “pagar el precio”, invirtiendo el tiempo necesario con el fin de adquirir la experiencia y el conocimiento que le llevará a la siguiente posición. Pagar el precio de 9 a 5 probablemente va a resultarle más difícil que la mayoría de neurotípicos. Sin embargo, la recompensa o premio es una posible entrada a la clase creativa en la que usted será capaz de mantener su individualidad y su contribución hará una diferencia positiva. Para convertirse en un miembro de la clase creativa, usted tiene que pagar el precio. En términos monetarios y no monetarios, el precio no es barato. Puede que tenga que ir a la universidad, obtener una formación profesional, lograr un título de posgrado y hacer algunos sacrificios financieros.

Pero como usted sabe, cualquier cosa que valga la pena, no va a llegar sin hacer algún esfuerzo. Para apreciar el beneficio final de hacer algo que no quieres hacer, al menos por un tiempo, donde es posible que tenga que ocupar puestos de trabajo que no quiera hacer. Cómo soportar estos trabajos no deseados es algo que usted necesita evaluar seriamente. Si usted ve un trabajo aburrido o monótono como un paso para llegar a donde quiere ir (es decir, un medio para un fin), usted puede ser capaz de mantener un sentido de propósito, la emoción, la anticipación por alcanzar su objetivo final. Sin embargo, si usted ve que dentro de ese empleo esa posición es inalcanzable, independientemente de los beneficios que pueda alcanzar, quizás ese empleo rutinario de 9 a 5 no valga la pena para usted.

Las preocupaciones prácticas entran en juego en el mundo de 9 a 5. Sin duda, gran parte de nuestra ansiedad en el trabajo proviene de las expectativas de nuestro comportamiento social en los demás. Mientras que no parecen estar en desventaja, este problema oculto es nuestro déficit básico. En nuestra discusión acerca de la terapia cognitivo-conductual, hablamos de dos maneras de enmarcar esta preocupación real:

1. “Yo soy un inadaptado social, con ninguna posibilidad de tener éxito en esta empresa. La gente va a ver mis defectos a pesar de que voy a fingir que no existen”.

2. “Trabajar en esta empresa será un trampolín para mí. Voy a hacer todo lo necesario para tener éxito aquí, afín que pueda tener más autonomía en un trabajo futuro. Si se trata de trabajar más duro para ser más competente en otras áreas importantes, entonces lo haré.”

Como se puede ver, hay una gran diferencia en las perspectivas de estos dos estados. El primero presupone una vida de miseria, desprovisto de cualquier alegría. La otra reconoce el principio que el viaje será probablemente un poco difícil pero con el tiempo, las cosas van a mejorar. Todos necesitamos esperanza en nuestras vidas. Sin esperanza, la vida deja de valer la pena. Una persona que mantiene viva la esperanza, imaginando un futuro mejor al comprender que la situación actual no durará para siempre.

Colegio como un santuario

El Colegio se considera una especie de santuario para muchos individuos con Asperger. La universidad es menos cruel que el competitivo mundo del empleo. En la universidad, usted es responsable de sí mismo. En el lugar de trabajo, usted es responsable de su empleador. En la universidad, se paga la matrícula para ser un estudiante. En el lugar de trabajo, a las personas se les paga para realizar tareas específicas o prestar determinados servicios. En la universidad, usted todavía está haciendo la transición desde el refugio seguro de vida en el hogar para el mundo adulto para hacer su propia vida. En el mundo del trabajo a tiempo completo, usted está en el proceso de definir y sostener su vida.

En el último año de la universidad, una persona con Asperger comprende que “el mundo real” está a la vuelta de la esquina y esto puede producir una ansiedad real en él. Los estudiantes pueden optar por la escuela de posgrado, tomar un tiempo libre, o elegir entrar al mundo laboral. Idealmente, si se opta por entrar en el mundo laboral después de conseguir un título de licenciatura, él o ella habría tenido suficiente experiencia de pasantía para determinar si la elección de carrera es un buen ajuste.

Elegir una carrera al azar o por la intuición por sí sola puede conducir una enorme cantidad de ansiedad una vez que comience a trabajar en su campo particular. Si usted es un poco más viejo y ya ha elegido una carrera que lo está haciendo miserable, no hay ninguna regla que diga que hay que quedarse encerrado en esa carrera para siempre. En el siglo 21, al parecer las personas cambian sus carreras con más frecuencia que lo que solía ser antes. Esto no significa que usted deba encontrar una nueva carrera cada mes o cada año. Es necesario seleccionar un trabajo en el que tienes la confianza para manejar las responsabilidades relacionadas con el trabajo en un campo que apasionadamente desea seguir.

Fortalezas del Asperger

Las personas con síndrome de Asperger tienen enormes fortalezas que deben ser valoradas por cualquier empleador. La mayoría son personas extremadamente honestas, ambiciosas, innovadoras y dispuestas a hacer todo lo posible para hacer el trabajo.

Para combatir la ansiedad asociada a cuestiones relacionadas con el empleo que puedan surgir, es importante tener la confianza con respecto a sus fortalezas en cualquier situación laboral. Tome tiempo ahora para pensar en algunos de sus logros.

¿Qué cualidades le permitieron llegar donde está? ¿Qué circunstancias ambientales son necesarias para asegurarse que ha realizado su trabajo al más alto nivel posible? Haga una lista de las cualidades y las circunstancias que le han permitido hacer el mejor trabajo posible. Cuando vea esta lista delante de usted, usted será capaz de reconocer aquellos entornos donde este en su elemento. Su trabajo ideal no aparecerá mágicamente en frente de usted. Usted pueda que tenga que aceptar que muchos puestos de trabajo no son propicios para sus necesidades. En lugar de ser miserable aceptando un trabajo menos que ideal, vea el trabajo como una forma de llegar a una mejor oportunidad. El punto importante es que hay un objetivo final en base a las cualidades especiales que posee y el entorno adecuado para llevar a cabo esas cualidades.

Líneas a seguir.

• Es ideal tener una pasantía en un campo en particular para ver si un campo es adecuado para usted antes de ejecutarlo.

• La mayoría de nosotros con Asperger somos extremadamente honestos, motivados, e innovadores, y dispuestos a hacer todo lo posible para hacer el trabajo. Para combatir la ansiedad asociada con el trabajo que pueda surgir debido al síndrome de Asperger, es importante estar seguro acerca de nuestros puntos fuertes en una situación de empleo.

ASPERGER SYNDROME AND ANXIETY
A GUIDE TO SUCCESSFUL STRESS MANAGEMENT
NICK DUBIN
FOREWORD BY VALERIE GAUS
2009
(Págs- 123-132)

Nick Dubin: La Dificultad de encontrar Pareja para las Personas con Síndrome de Asperger.

Para muchas personas con Síndrome de Asperger, nada les provoca más miedo que la idea de buscar pareja. Pese a que la gran mayoría de las personas que he conocido con Asperger les gustaría mucho entrar en el mundo de las citas y encontrar un compañero de vida. Pero, por otro lado, la mayoría de nosotros posee temores comprensibles al respecto. El noviazgo es un juego, y por desgracia, muchos de nosotros no entiende intuitivamente las reglas de este juego. Sin embargo, hay muchas formas en las que puede reducir su nivel de ansiedad con respecto a las citas y las relaciones, re-formulando algunas cuantas creencias que es probable que haya formulado a lo largo de su vida. En primer lugar, voy a compartir algunas historias de mi pasado acerca de las citas.
Mi Experiencia.
No empecé a tener citas hasta que cumplí los 24. En ese momento, la idea de ir a una cita me petrificaba. Yo era muy consciente del hecho de que estaba entrando en el juego tardiamente. Mientras muchos de mis compañeros tuvieron su primer beso en la pubertad, yo ni siquiera había soñado con la posibilidad de un “primer beso”. Cuando por fin tuve el valor suficiente para tomar ese importantísimo primer paso e ir a una cita, yo estaba en clara desventaja. Yo era un neófito, sin experiencia previa.

Como no me sentía cómodo acercándome a alguien para invitarla a salir, me fui a la segura: Traté de conseguir una cita con una desconocida a través de una Pagina Web de Citas En Línea. Al mirar los perfiles de las distintas mujeres, me sentía más y más intimidado. En todos se podía leer algo como esto: “Busco una persona extrovertida y divertida”, “Busco a alguien con confianza en sí mismo”, “Busco a alguien que le gusten las fiestas.”.
Cuando lo que realmente quería encontrar era perfiles que dijeran: “. Busco una persona honesta y sincera”, “Busco a alguien atento y leal”, “Busco a un inconformista.”.
No importaba cuánto buscara. Todas las mujeres estaban en busca de un cierto tipo de hombre, y yo no encajaba en ese tipo. Mi estrategia entonces fue buscar mujeres que compartieran algunos intereses comunes conmigo. Al poco tiempo, me encontré con alguien que parecía ser perfecta para mí. Ella era una cantante de jazz que cantaba en una big band, y vivía muy cerca mio. El Jazz era y es una de mis pasiones. El hecho de encontrar a alguien que fuera cantante de jazz para mi era un milagro de la divina providencia. Yo lo veía como una señal positiva que el universo me estaba enviando. Así que tuve que tomar ventaja de esta oportunidad.
Mi plan fue chatear con la mujer y mostrarle mis conocimientos de jazz. A los pocos minutos, la bombardee con preguntas sobre sus artistas favoritos, los estilos de jazz que escuchaba, a qué edad comenzó a cantar, etc. Inicialmente parecía impresionada con la pasión que mostraba sobre nuestra área de interés mutuo, y para mi sorpresa, parecía que lo estaba haciendo bien a través de Internet. Hasta ahora, todo bien.
Después de unas semanas de chatear con ella, el siguiente gran paso fue invitarla a salir en una cita. Como no quería hablar con ella por teléfono (porque pensaba que podría arruinarlo), decidí evaluar informalmente la situación en línea y preguntarle si le gustaría ir a cenar conmigo. Para mi agrado, ella aceptó mi invitación.
Sin saber qué hacer en una cita, al menos quería mostrarle que era el perfecto caballero. Fui a una floristería y le compré un gran ramo de rosas como símbolo de mi afecto por ella. “¿Cuál afecto?” se pueden preguntar. Después de todo, nunca había conocido a la mujer antes. Buen punto. Tal vez las flores sólo eran para mostrarle que yo era un caballero.
Me presenté con mi gran ramo de flores esperando que me cubriera con sus brazos y cayera perdidamente enamorada de mí. Por el contrarío, me dio una mirada confusa que ni siquiera yo, como alguien con Asperger, podría dejar de reconocer claramente. “Esto no tiene sentido”, me dije a mí mismo. “Acabo de hacer una cosa agradable para ella y ella se ve incómoda.” Nos sentamos a cenar mientras torpemente intentaba establecer una conversación forzada que nunca llegó a nada. Este resultado claramente no era lo que yo había anticipado. Pensé que nuestra cita sería una continuación natural de nuestras conversaciones por Internet, pero no resulto de esa manera.
Posteriormente, le envié un correo electrónico para una segunda cita y nunca recibí una respuesta. El rechazo que experimenté me hirió profundamente y reforzó algunas creencias negativas sobre mí. Pero yo no soy un cobarde. Y decidí sacudirme el polvo y tratar con alguien nuevo.
El mismo patrón surgió una y otra vez. Quería conocer a una mujer que compartiera mis intereses. Yo empezaba con muestras de amabilidad y cariño, las cuales eran recibidas con falta de interés o deseo de continuar saliendo conmigo. Este patrón fue desconcertante. Algunas veces, incluso me saboteaba mí mismo. En algunos casos, actué de manera inapropiada cuando no volvía a saber de ellas después de unos días. Yo las llamaba para regañarlas por lo que a mi me parecía un comportamiento grosero. Pueden imaginarse cómo las mujeres no aprecian este despliegue de afecto.
Finalmente, encontré a alguien que parecía querer seguir viéndome de manera regular. Sin embargo, ciertos problemas se desarrollaron para mí en esta relación continua. Yo no sabía cómo leer las señales románticas. Recuerdo que fui a ver una película con esta mujer, y ella puso su mano sobre la mía y comenzó acariciarla. Mientras que ella razonablemente pudo haber esperado alguna reciprocidad de naturaleza física, en cambio, apreté los músculos de mi cuerpo y retiré mi mano. Confundida y probablemente herida, ella se retiró emocionalmente. Eventualmente, la relación se disolvió.
¿Estoy en una relación en este momento? No. Sin embargo, estoy seguro que si yo buscará activamente una pareja, la encontraría. Por el momento, se ha convertido en una prioridad menor para mí que mi carrera, que ha comenzado a despegar y requiere una gran cantidad de energía.
Sé que muchos de ustedes que leen este libro les gustaría mucho conocer a su compañera de vida. También sé que te detiene el miedo. Este capítulo se tratará de como confrontar el miedo en una primera cita, si este es su objetivo.
Cualidades positivas
Es posible que no se de cuenta que como una persona con Asperger, usted tiene muchas cualidades deseables para una relación que a muchas (si a la mayoría) les parece atractivas. Frecuentemente en las conferencias donde hablo, me encuentro con parejas casadas en las que uno de ellos tiene el síndrome de Asperger. Lo que generalmente escucho de la cónyuge “neurotípica” es como ella valora los siguientes aspectos de su compañero Aspi:
1. La lealtad y la devoción (que es reconfortante saber que su marido no la va a engañar).
2. Honestidad.
3. Un inconformista y una personalidad original.
Si se habrá dado cuenta, estas no son exactamente las cualidades que encontré que las mujeres demandarán entre los perfiles de citas online. Y este es exactamente mi punto. Hay algunas mujeres que prefieren este tipo de cualidades a las que generalmente se menciona en el contexto de las citas online.
Leer Maxine Aston (2003) Asperger en el Amor.
Si usted necesita una prueba, hay un montón de individuos con Asperger comprometidos en una relación, aunque con un poco de esfuerzo y sacrificio por las dos partes (como ocurre en cualquier relación). Si son capaces de hacer que funcione, se puede!
Echemos un vistazo a algunas creencias que le pueden estar impidiendo conocer mujeres o llegar a establecer una relación. Los siguientes factores constituyen una lista compuesta de los comentarios que he escuchado de personas con Síndrome de Asperger en los últimos cinco años.
Nadie va a querer casarse conmigo
Este pensamiento se deriva de la creencia que usted se ve como alguien sin valor. Imagínese llevar esta creencia con usted en cualquier situación de una nueva cita. Usted sólo se esta preparando para una profecía autocumplida. Aparte de ser un manojo de nervios, la ansiedad se convierte en apatía. Lo más probable es que se DESENTIENDA del proceso de citas, ya que, en su mente, el fracaso es el resultado inevitable.
Recuerdan a nuestro amigo Daryl? Él estaba aterrorizado con las citas debido a sus arraigadas creencias negativas acerca de él. Él sentía que no valía nada, que las citas eran demasiado impredecibles, y esto lo hacía sentirse como un perdedor. Temía ser abandonado, ser usado, y no llegar a encontrar a nadie para satisfacer sus necesidades emocionales dada su propia incompetencia, al no ser capaz de manejar los altibajos de una relación. Su miedo lo paralizó de llegar a conocer otras mujeres. Con el tiempo llegó a ser indiferente y apático, él se rindió.
“Eso es fácil para ti decirlo, Nick,” Podría estar pensando. “Alguien que es constantemente rechazado no puede dejar de pensar en sí mismo como un fracasado.” Yo contrarrestaría desafiando a replantear todo su concepto de rechazo.
Desde un punto de vista cognitivo, vamos a pensar en esta idea de manera racional. Como una persona con Asperger fuera de la norma en cuanto a los comportamientos sociales, es natural que experimente un mayor rechazo de alguien que disfruta y es emocionalmente cómodo en un contexto social. Por ejemplo, si usted es una persona que no es bueno en matemáticas, es posible que tenga que trabajar un poco más que otra persona que obtiene buenas calificaciones en matemáticas. El hecho de que usted tenga menos habilidades matemáticas no lo hace una persona de menor valor. Es probable que usted experimenté más rechazo social si usted ha “madurado tardíamente”, con cierto malestar social evidente para los demás. Eso es de esperar.
El gran reto para usted será no personalizar el rechazo. Y esto va a depender precisamente de cómo entiende el rechazo. Si el rechazo se limita a confirmar sus propios sentimientos de desadaptación, entonces sólo servirá para reforzar sus miedos y finalmente dará lugar a la apatía. Si el rechazo sirve como una forma de intensificar su ansiedad, está utilizando la falacia lógica del todo o nada. Su argumento sería algo como esto: “Si soy rechazado más que la persona promedio cuando se trata de mujeres, entonces soy una persona sin valor.” Esto es irracional. Usted probablemente será rechazado más que la persona promedio porque usted se presenta de una manera diferente, no defectuosa, sino única.
Lo importante es ser honesto con usted mismo. Usted no es menos deseable que alguien que tiene más carisma. Nos ha tocado vivir en una cultura que glorifica a las personas socialmente más confiadas, extrovertidas y divertidas. Si usted vive en una cultura no-occidental que valore en cambio la inteligencia, la sofisticación, la consideración o incluso la extravagancia, entonces lo más probable es llegue a ser una persona más codiciada y atractiva. Al igualar la cantidad de rechazo que experimenta con su valor como persona se convierte en una falacia cuando se examina esta creencia desde un punto de vista racional.
Vivimos en una cultura que glorifica a cierto tipo de personas, pero no todo el mundo se ajusta a los mismos valores culturales. Es probable que tome más tiempo encontrar una persona que te ame por quien eres y crea en tu potencial que a una persona más sociable. Es comprensible que usted desee ser más cuidadoso, pero no dejes que sus inhibiciones le impidan alcanzar sus metas.
Si usted no ha podido establecer una relación significativa, tratar de aliviar la presión sobre usted mismo y simplemente aprenda a disfrutar el proceso de citas. Renunciar a la ansiedad le ayudará a disfrutar de la experiencia de conocer mujeres. No se dejes atrapar por las expectativas de lo que debe o no debe suceder.
Es demasiado tarde para mí
Para muchos adultos con el Síndrome de Asperger, las citas son un largo y arduo camino que no comienza hasta la edad adulta, como lo fue para mí. Muchos de nosotros, sin embargo, terminamos creyendo porque no hemos salido con chicas temprano en la vida, vamos a estar en desventaja en cuanto se trata de citas. Esto es comprensible, pero irracional. Siendo que más bien la causa de la ansiedad, es la que realmente debemos examinar.
Si nos fijamos en esta creencia desde el punto de vista de la Terapia Cognitivo-Conductual, llegaríamos a la conclusión que es irracional. ¿Por qué? Debido a que no todo el mundo es prematuro o un genio precoz. En todos los aspectos de la experiencia humana, en los deportes, por ejemplo, un gran tenista Big Bill Tilden no se convirtió en campeón del mundo sino hasta la edad de 27 (Deford 1976). Para poner esto en perspectiva, la mayoría de los jugadores profesionales no emergen como campeones hasta cumplir los 20. El abogado de derechos civiles Virgil Hawkins de Florida no se convirtió en un abogado hasta los 70 años (Dubin 1993). El artista Grandma Moses no empezó a pintar hasta 70 años, porque pensó que esto lo ayudaría con su artritis!
Otro ejemplo es mi padre. En un cambio de carrera poco probable, se convirtió en un profesor de derecho cuando estaba en sus 30 después de una década como exitoso abogado litigante. Cuando era niño, mi padre era tímido (casi mudo) y no le gustaba la confrontación. Su carrera legal fue en parte responsable de la remodelación de su personalidad. Hoy él es seguro y asertivo. Es experto legal, y sale en la televisión local y nacional, se cita con frecuencia en las revistas y periódicos, y aparece en los programas de radio nacionales, todo con aplomo profesional.
Con lo que ahora sabemos acerca de la flexibilidad y capacidad del cerebro para cambiar, esto no es muy sorprendente. Tenemos la capacidad para cambiar.
Vamos a ser más específicos y examinar cómo el cambio se aplica a las relaciones. En una conferencia en la que estaba hablando, me encontré con un hombre de casi 40 años. Él me dijo que no empezó a salir con mujeres hasta los 40. Hoy, él es un hombre felizmente casado y con dos hijos. Él no es el único que he conocido con Asperger con esta historia. Él no es un fenómeno raro.
Los Romances Maduros son aún más comunes entre las personas con Síndrome de Asperger. Así que la próxima vez que piense: “Es demasiado tarde para mí”, se equivoca. Aunque suene a cliché, nunca es demasiado tarde! Con el conocimiento que ha adquirido de esta sección, se sentirá un poco menos preocupados por el proceso de conocer mujeres. Esto no quiere decir que de repente todo será más fácil para usted. Sin embargo, sabiendo que otros han abierto el camino y han tenido éxito en un área que tiene interés para usted, le dará un poco más de confianza.
ASPERGER SYNDROME AND ANXIETY
A GUIDE TO SUCCESSFUL STRESS MANAGEMENT
NICK DUBIN
FOREWORD BY VALERIE GAUS
2009
(Págs- 112-121)

La identificación del Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) y el Síndrome de Asperger (SA).

La inflexibilidad, las conductas repetitivas, las actitudes pedantes, el perfeccionismo, y todos estos fenómenos obsesivos-compulsivos son parte de prácticamente todos los trastornos del espectro autista, incluyendo el síndrome de Asperger. A veces hay problemas en distinguir el trastorno obsesivo-compulsivo como un diagnóstico independiente del trastorno del espectro autista. Este es particularmente el caso cuando el individuo siente que las obsesiones y compulsiones son fenómenos normales y son una parte integral de su personalidad. No obstante, en los casos con síndrome de Asperger y otros trastornos del espectro autista, siempre que las obsesiones, compulsiones, rituales o insistencia en corregir, limpiar o igualar las cosas son tan incapacitantes como para justificar una intervención específica, se debe hacer un diagnóstico independiente de comorbilidad de TOC.

Aproximadamente el 1% de los niños y adolescentes en la población general tienen síntomas incapacitantes del TOC. Niños y niñas se encuentran igualmente afectados.

Tabla 2.6
Criterios de diagnósticos para el trastorno de personalidad obsesivo- compulsivo (DSM -IV)
Un patrón general de preocupación por el orden, el perfeccionismo y el control propio y la imposición de estos a otros, a expensas de la flexibilidad, apertura y eficiencia, a partir de la edad adulta y el presente en una variedad de contextos (como se indica por lo menos el siguiente cuadro):
(1) Se preocupa por detalles, reglas, listas, orden, organización u horarios de manera que el punto principal de la actividad se pierde.
(2) Su perfeccionismo interfiere con la finalización de la tarea (por ejemplo, no puede completar un proyecto, porque sus propias normas son demasiado estrictas y jamás se cumplen)
(3) Se dedica a trabajar en exceso y sacrifica actividades de ocio y amistades (sin necesidad económica o útil).
(4) Es sobre-preocupado, escrupuloso e inflexible sobre asuntos de moral, ética o valores (no necesariamente relacionados por la identificación cultural o religiosa)
(5) No es capaz de desprenderse de objetos viejos, gastados o sin valor, incluso cuando no tienen valor sentimental.
(6) Es reacio a delegar tareas o para trabajar con otros a menos que se sometan exactamente a su manera de hacer las cosas.
(7) Adopta un estricto estilo de gastos y se lo impone a los demás (Avaricia), el dinero es visto como algo que hay que acumular para futuras catástrofes.
(8) Muestra rigidez y terquedad hasta la exasperación de los demás.
Fuente : APA ( 1994 ) .
El trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo (TOC) es conceptualizado como un trastorno de la personalidad crónica en la que las obsesiones y compulsiones son prominentes (Tabla 2.6). Si se mira de cerca a los criterios del DSM-IV para este trastorno, llama la atención la similitud general de este concepto de diagnóstico y el del Síndrome de Asperger. Actualmente no está claro si existen límites precisos entre TOC y el síndrome de Asperger.
(A Guide to Asperger Syndrome/Christopher Gillberg Pág 16-17)

Christopher Gillberg: Hipersensibilidad (Sonidos, Música, Ruidos, Olores y Texturas) en el Síndrome de Asperger

Los problemas perceptuales son muy comunes en el síndrome de Asperger. En cierto sentido, el síndrome de Asperger es un trastorno de la percepción. Los Sonidos, la visión, el olfato, el gusto, el tacto, el calor, el frío, el dolor, todo puede ser percibido de manera que sería considerado “anormal”, “incomprensible”, “loco” o incluso “psicótico” por otras personas.

Las reacciones inusuales al sonido, que incluso llegan al pánico a ‘ruidos’ específicos (considerados discretos o incluso inaudibles por otros), o repetitivos en una cierta secuencia tonal, son casi la regla. Ciertas características inusuales del lenguaje y habla, incluyendo la insistencia en dialectos extraños mostrados por algunos individuos con el Síndrome, también pueden ser un reflejo de la percepción auditiva inusual. La fascinación por los sonidos de palabras y la pronunciación también puede ser un reflejo del “estilo” de percepción auditiva inusual de las personas con síndrome de Asperger.

La fijación en aspectos del entorno visual es también frecuente, aunque no en todas las personas con el síndrome de Asperger. Esto puede ser demostrado por las miradas raras a la gente y las cosas, la inclinación de la cabeza para obtener un ángulo ‘inesperado’ o ‘interesante’, y el parpadeo con diversos tipos de luz tan común en los trastornos del espectro autista (no sólo en el síndrome de Asperger).

Las reacciones olfativas inesperadas son comunes en el síndrome de Asperger que la mayoría de las personas que viven con ellos son conscientes de su impacto. El olor de otra persona puede ser la única razón por la que una persona con síndrome de Asperger evita otro ser humano. Nadie más es consciente de ese olor (que incluso puede ser percibido como un “hedor” por la persona con síndrome de Asperger). Dado que la persona con síndrome de Asperger no comparte con otras personas lo que experimenta, no hay manera que otras personas puedan entender algunos comportamientos negativos hacia otros individuos.

Las percepciones olfativas también pueden explicar por qué algunas personas con síndrome de Asperger evitan algunas habitaciones o ajustes específicos. Un pedazo de queso, chuletas de cordero, el humo del tabaco pueden ser tan desagradables para la persona con síndrome de Asperger (niño o adulto) que pueden evitar todo lo que significa acercarse a la fuente del olor.

Algunas personas con síndrome de Asperger tienen grandes dificultades para hacer frente a una suave caricia, pero pueden amar los juegos rudos y violentos o los abrazos firmes. Algunos han disminuido claramente su sensibilidad al dolor pero pueden ser percibido como molestos, porque no pueden soportar ciertos procedimientos que otras personas pueden considerar dolorosos.

La sensibilidad al calor y al frío pueden estar alterados en cualquier dirección. Es muy común que las personas con síndrome de Asperger y otros trastornos del espectro autista toleren el calor o el frío en niveles que serían totalmente inaceptables para la mayoría de la gente.

Muchas personas con el síndrome de Asperger son presa del pánico al ver, sentir o tener el mero conocimiento de una “mancha” en una prenda de vestir. Algunos se niegan a cambiarse de ropa porque no pueden tolerar el olor de una nueva textura. Es muy común que las personas con trastornos del espectro autista incluyendo el síndrome de Asperger, insistan en usar exactamente la misma camisa o el mismo vestido todos los días. También hay quienes exigen constantes cambios de ropa. Algunas de estas personas me han dicho que necesitaban encontrar la prenda “perfecta” que pudiera coincidir con sus distintas peculiaridades perceptivas: camisa, pantalones, ropa interior, con la suavidad, el olor y el color correcto.

A Guide to Asperger Syndrome/Christopher Gillberg Págs: 56-57

Christopher Gilbert: ¿Es posible la Empatía en las personas con Síndrome de Asperger?

La capacidad de comprender los pensamientos y sentimientos de los demás, es decir, la capacidad para atribuir estados mentales a otras personas, es limitada en el autismo. Las habilidades para la empatía están severamente afectadas en todos los niños pequeños con autismo clásico. De acuerdo con las pruebas de laboratorio en pre-escolares, muestran que la mayoría de ellos carecen por completo de esta habilidad. Algunas de las personas más profundamente impedidas con autismo pueden carecer de estas habilidades de empatía durante toda su vida. Los niños neurotípicos en cambio desarrollan estas habilidades ya en sus dos primeros años de vida.

Los niños neurotípicos, por ejemplo, tratan de buscar la mirada de otras personas para entender los objetos o eventos que han observado por ellos mismos. Además, muy temprano en la vida se acercan a otras personas por comodidad, en busca de ayuda e información. Tales comportamientos normalmente no se ven en pre-escolares con autismo clásico.

La capacidad de empatía también es llamada mentalización por los psicólogos cognitivos, y “empatía” por los psiquiatras infantiles.
Las habilidades de empatía son necesarias para interpretar el mundo y lo que sucede, en lugar de la pobreza de sus términos concretos. Sin una teoría de la mente, sería imposible atribuir estados mentales a las personas, sus acciones tendrían que ser interpretadas en términos estrictamente intelectuales. Las acciones de otras personas serían tomadas por su valor nominal sin una comprensión de las intenciones subyacentes, deseos, esperanzas o sentimientos. Las habilidades de “sentido común” son deficientes, a menos que se enseñe o entrene rigurosamente.
La capacidad de Mentalizar muestra mucho menos deterioro en las pruebas de laboratorio de edad escolar en los niños, adolescentes y adultos con el Síndrome de Asperger, incluso en casos en que la impresión clínica habría sugerido una minusvalía importante en esta área. Sin embargo, aunque en el entorno del laboratorio se puede llegar a una “conclusión correcta”, a menudo lo hacen de manera forzada. La capacidad de empatía puede ser concebida como sinónimo de habilidades para la empatía. La pobre capacidad de empatía invariablemente deriva en una capacidad deficiente para tomar la perspectiva de los demás y por lo tanto, una pobre capacidad para ponerse en el lugar de los demás. Esta es exactamente la capacidad que se requiere para la empatía.
La experiencia clínica sugiere que los niños pequeños que luego se ajustan al diagnostico del Síndrome de Asperger carecen de la capacidad de empatía en los primeros años de vida. Cuando la capacidad finalmente emerge, se retrasa en su desarrollo. Incluso cuando, en la adolescencia o la edad adulta, pueden pasar las pruebas formales de empatía – con o sin peculiaridades obvias en la forma de resolución de problemas
Sus habilidades para la empatía son más lentas, más intelectuales que intuitivas o simplemente no de una manera espontanea. La persona con Síndrome de Asperger no tiene las habilidades para la empatía de manera apropiada para su etapa de desarrollo (entre los 2 – 5 años de edad) cuando se espera que tengan las habilidades para interactuar recíprocamente con compañeros de su edad y entrenarse en la interacción social.
Esto conduce a una calidad inusual de interacción y comunicación, una que puede sentirse por otras personas como rara, tiesa, demasiado formal, empaquetada, rebuscada o rígida. En su contacto personal con otros, la persona con síndrome de Asperger no será capaz de procesar toda la información social disponible en un momento dado, y la relación se sentirá como deficiente, la interacción será percibida un tanto torpe.
Hay diferentes niveles para la empatía.
El nivel más básico se puede conceptualizar en términos de “yo creo que usted piensa” (primer nivel/representación mental de primer grado – o meta-representaciones).
La siguiente etapa corresponde a: “Creo que usted piensa que ella piensa (representación mental de segundo nivel).
Otros niveles son: (‘Yo creo que usted piensa que ella piensa que él piensa”) y que corresponden a los niveles tercero y más altos de meta-representaciones.
Las personas con autismo clásico tienen dificultades ya en el primer nivel, y estos problemas suelen persistir durante toda la vida. Las personas con Síndrome de Asperger parecen tener este tipo de problemas desde los 4 a 6 años de edad, después de lo cual los problemas en el segundo nivel pueden ser obvios hasta unos 10 años de edad en que las dificultades en el tercer o más altos niveles pueden ser todo lo que queda por superar.
En otras palabras: la capacidad subyacente de las habilidades de empatía están severamente retrasadas en su desarrollo y nunca podrán alcanzar el nivel alcanzado por la mayoría de las personas neurotípicas antes de la adolescencia. Basado en el trabajo clínico no puede haber ninguna duda de que las personas con Síndrome de Asperger les resulta agotador y extenuante reflexionar acerca de los pensamientos y sentimientos de las otras personas.
Las personas con Síndrome de Asperger no se les ocurriría intuitivamente tener en cuenta la perspectiva de las otras personas o salir de su punto de vista egocéntrico. Las opiniones están divididas en cuanto a la especificidad en los problemas para la empatía en los trastornos del espectro autista. Varios estudios sugieren que los leves a moderados problemas en el campo de la empatía ocurren en una serie de condiciones, no sólo los trastornos del espectro autista.
Está claro que una medida para definir la salud mental, se requiere cierta capacidad para la empatía (comprensión de las intenciones y los sentimientos de las demás personas), incluyendo a los niños de primaria (primer nivel). Aunque hay indicios que niños con un desarrollo normal ya son capaces de la empatía ya al primer año de vida, pero con el fin de pasar las pruebas formales, se requiere una edad mental de 4 a 6 años de edad.
Esto significa que los adolescentes con retraso mental severo, o los niños con problemas de lenguaje no lo van a hacer bien en este tipo de test. Los niños con diagnóstico de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) o déficit de atención, o problemas de motrocidad y percepción (DAMP) que han marcado rasgos autistas, tienen problemas para la empatía, los cuales son fuertes reminiscencias de los que se pueden encontrar en el autismo clásico.
Sin embargo, las personas con TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) o DAMP (Déficit de atención, motricidad y percepción) que no muestran rasgos autistas marcados pueden no tener problemas importantes para la empatía.
La Atención Compartida es considerada por muchos como uno de los requisitos previos para el desarrollo de una teoría de la mente. La Atención Compartida se refiere específicamente a la capacidad de mirar a un objeto y observar algo junto con alguien más sin dejar de ser conscientes del hecho de que la otra persona está observando la misma cosa.
Esta capacidad se puede observar en los recién nacidos en el primer año de edad, “El ejercicio es simple, la madre mira una lampara, el niño también la mira, y luego el niño mira a la madre para comprobar que su madre esta viendo lo mismo, y luego ambos miran la lampara entendiendo implícitamente que ambos comparten la misma experiencia”. Algunos investigadores han postulado que los niños con desarrollo normal tienen una habilidad innata para detectar la dirección de la mirada de los demás.
Esta capacidad esta programada para asegurar el desarrollo de una “imagen del mundo” similar a la de las demás personas que son importantes en el entorno cercano del niño. Un deterioro o poco desarrollo en esta capacidad innata sería una característica típica de las personas dentro de todos los trastornos del espectro autista, incluyendo las personas con Síndrome de Asperger. Si no atiendes ni miras las mismas cosas o eventos como otras personas de su entorno más cercano, usted no tendrá una buena comprensión de lo que otras personas encuentran importantes o los momentos en los cuales las otras personas les gustaría que ponga su atención. La base para el desarrollo normal de las Habilidades de Atención Compartidas no estarán presente. La capacidad de desarrollar una empatía normal y en consecuencia la empatía, se vería seriamente obstaculizada.
Las Habilidades empatía requieren el óptimo funcionamiento de muchas regiones funcionales diferentes del cerebro. Áreas en las regiones totemporal temporales, frontales y laterales del cerebro parecen ser necesarias para el surgimiento de habilidades “normales” de empatía. Es posible que las funciones óptimas en un área específica en la parte izquierda del lóbulo frontal (área de Brodmann 8/9) son necesarias para la adquisición de habilidades de empatía adecuados. Estas áreas del cerebro se han determinado como crucialmente importantes para la capacidad de procesar las tareas de empatía una manera rápida y eficiente.
El Deterioro de la Capacidad para la empatía puede inferirse por los malos resultados de ciertas pruebas neuropsicológicas. Las Soluciones correctas a las más complejas tareas de los sub-tests en el ordenamieto de imagenes al azar WISC-R (Wechsler Intelligence Scale for Children-Revised) y el WAIS-R (Wechsler Adult Intelligence Scale-Revised) requieren una cierta comprensión de los pensamientos, deseos y sentimientos de las otras personas. Imágenes que representan diversos tipos de eventos – que van desde eventos muy “concreto” a algo más “abstracto” – tienen que ser dispuestos en orden a fin de producir una “historia” coherente. Las personas con síndrome de Asperger, como la mayoría de las personas con autismo, tienen una considerable dificultad para resolver estas tareas. Pueden pasar las tareas para ordenar las imágenes que miden la comprensión mecánica de un evento, pero fallan en aquellas que requieren una comprensión de los sentimientos y las intenciones de las personas que aparecen en las fotos. De acuerdo a la sub-prueba de WISC-III (una versión más reciente que el desacreditado WISC-R) parece ser considerablemente menos eficiente en el aprovechamiento de los problemas de empatía, posiblemente porque hay indicios perceptivos más visuales a la solución correcta de las tareas en esta versión que del WISC-R. Simon Baron-Cohen ha diseñado una serie de arreglos de imagen específicamente para su uso con personas con trastornos del espectro autista (Baron-Cohen et al. 1986).
La sub-prueba de comprensión de las diversas escalas de Wechsler puede ser vista como una medida de sentido común. Se pide a la persona afectada responder a preguntas como: “¿Qué haría usted en caso de incendio? Los niños con autismo clásico a menudo tienen grandes dificultades con estas preguntas-abiertas de este tipo y por lo general fracasan en esta prueba. Los niños pequeños con síndrome de Asperger también pueden caer por debajo de la marca en esta prueba. Sin embargo, a medida que crecen, por lo general hacen bien o incluso muy bien en la prueba de Comprensión.
Dada las habilidades verbales y el hecho de que la gente a su alrededor puede haberlos entrenado específicamente para demostrar Sentido Común, puede permitir que el niño responda correctamente a una serie de situaciones psicosociales bastante predecibles en estos Test. Los padres o maestros pueden saber intuitivamente que el niño con Síndrome de Asperger carece de sentido común y empatía, y saben bien que fueron entrenados por sus padres para demostrar estas habilidades que claramente no tienen de manera natural, sólo para responder el Test.
Hay una serie de otras pruebas que pretenden determinar el déficit para la empatía. Algunos de ellos han sido ampliamente utilizado (‘Sally-Anne”,”Smarties”,”Rabbit”) y puede ser útil en la exploración de la teoría de los déficits cognoscitivos en las personas con trastornos del espectro autista. Sin embargo, las propiedades psicométricas para algunos de ellos no han sido bien explorado. Muchas de estas pruebas han sido desarrolladas por los grupos de investigación de Uta Frith, Simon Baron-Cohen y Francesca Happe.
Para las personas mayores en el espectro del autismo hay pruebas más complejas y sutiles – incluyendo historias absurdas y pruebas de humor e ironía – con el objetivo de aprovechar el área de las habilidades para la empatía. Algunas de estas pruebas han sido desarrolladas por Claire Hughes y Margaret Dewey (y los grupos de investigadores aquí mencionados). Varios de estos estudios han detectado los problemas para la empatía en grupos de niños que no tienen autismo o síndrome de Asperger.
Por lo tanto, la Teoría de los Problemas de la Mente no son exclusivos de los trastornos del espectro autista. Sin embargo, son muy comunes en este tipo de trastornos. La comprensión de las implicaciones en los problemas para empatía y mentalización, ha abierto una nueva ventana en el estudio del autismo y del Síndrome de Asperger. Muchos de los problemas sociales y de comunicación típicas de estas condiciones puede ser detectado y eficazmente tratado dentro del marco del déficit de Mentalización.
(Christopher Gilbert: Guide Asperger Syndrome p. 73-76)

Kay Kerr: Viviendo como una mujer con Síndrome de Asperger

Hay una calma que viene con conocerse realmente a ti misma. Es un silencio que he encontrado recientemente después de 27 años de ruido.

El ruido llegó a un crescendo ensordecedor de vacaciones a Nueva York el año pasado. Yo había estado esperando inmensamente el viaje, pero yo no fui capaz de disfrutarlo cuando llegué allí. El olor de la basura me dieron ganas de vomitar, las luces brillantes me dieron un punzante dolor de cabeza, y el sonido del tráfico me hizo sentir desorientada y abrumada. Yo no pude dormir más de dos horas en tres noches.

Cuando llegué a casa me puse a buscar en Internet acerca de “la sensibilidad a la luz” y “la sobrecarga sensorial”, y cuando leí los síntomas del Síndrome de Asperger lloré durante tres días. Todo con lo que había luchado durante toda mi vida se resumía en una docena de puntos. El Asperger es parte del trastorno del espectro autista (TEA) y me fue diagnosticado oficialmente a principios de este año.

De todo lo que he leído acerca de los aspies, la pieza más importante de la información que he rescatado es esta: cuando te encuentras con una persona con Síndrome de Asperger, has conocido el Síndrome de Asperger. De acuerdo a Autism Awareness Australia, una de cada 100 personas que se diagnostica en el espectro del autismo. Y de acuerdo con Autism New Zealand, hay 40.000 personas afectadas por el autismo y el síndrome de Asperger en Nueva Zelanda. Esta es sólo una historia.

Cuando era niña tuve un intenso amor por la lectura y solía llorar al final de un buen libro, ya que marcó mi reacios regreso a la vida real. Me faltaba el matiz necesario para tener éxito con amistades femeninas precarias y muchas veces me encontraba fuera. ¿Quién podría saber que a las jóvenes no les gustaría que les señalaran sus defectos en la cara? Parecía perfectamente lógico para mí en segundo grado decirle Samantha que era mala para las matemáticas y tenía una nariz grande, ya que ambas cosas eran ciertas.

Pero no pasó mucho tiempo antes de aprender el arte de la imitación como una técnica de supervivencia. Participé en calidad de observadora, un imitadora. Esto continuó hasta la escuela secundaria donde descubrí la dulce liberación del alcohol. Este líquido mágico me dio la capacidad de conversar libremente, vivir en el momento y tomar un descanso de mi propia mente.

Lamentablemente tuve los dos extremos de su consumo. Yo no bebía por placer, sino para sentirme socialmente como una persona normal. Vodka era coraje líquido. Si un poco me daba un poco de valor, entonces mucho me haría invulnerable! Pero en realidad, mientras que calmaba momentáneamente mis anciendades, estas se hacían cada vez más grandes.

El alcohol y yo ahora somos sólo viejos amigos y no amadores codependientes. Nos hemos topado el uno al otro un par de veces al año, pero ya no tenemos nada de que hablar.

Hubo muchos años antes de Nueva York, cuando por fin empecé a conectar los puntos.

Una mayor sensibilidad a la luz y el sonido? Obsesionada con los números, con terribles situaciones sociales? Amor profundo por los animales y la naturaleza? Dificultad para hacer contacto visual? También esta obsesionada con llegar siempre a tiempo, y no le gusta las sorpresas al grado que tiene que Googlear el final de una película o leer la última página de un libro antes de terminarlos. Sufre resacas sociales y regularmente necesita tiempo para sí misma en un lugar tranquilo. Todas esas cosas me habían definido por años.

El Asperger normalmente se ha considerado una condición “masculina”, con una proporción de 4: 1 varones diagnosticados en comparación con las mujeres, pero como mi psicóloga me explicó, esto se debe a que las mujeres a menudo son más capaces de adaptarse e imitar los códigos sociales, al igual que yo, a fin de parecer “normal”. Pero es tan agotador tratar de mantener el ritmo y jugar cuando usted no sabe las reglas.

Desde mi diagnóstico me siento más yo misma. La pieza del rompecabezas faltante ha encajado finalmente en su lugar y ya no me siento defectuosa. Al contarle a la gente, me encontrado con un sin fin de reacciones, desde un profundo apoyo, hasta los escépticos y minimizadores, que dicen “sólo eres un poco peculiar,” hasta otros que han exclamado horrorizados “Tu no eres asperger!”. Pero yo no soy un personaje de Zooey Deschanel; Nací con una condición neurológica compleja.

Supongo que el malentendido viene porque no soy lo que la gente espera cuando escuchan la palabra autismo. He sido periodista durante los últimos seis años, estoy casada y me encanta estar cerca de mi familia y amigos. Eso es lo que pasa con un espectro sin embargo, se compone de un arco iris de colores diferentes.

Autism Spectrum Australia explica: “La palabra ‘espectro’ describe una serie de dificultades que las personas con autismo pueden experimentar y el grado en el que pueden verse afectadas. Algunas personas pueden ser capaces de vivir una vida relativamente normal, mientras que otras pueden  requerir un apoyo continuo por parte de un especialista “.

Fuente: Dailylife.com.au